Determinan que niños venezolanos no serán deportados mientras dure proceso judicial

CARACAS – El Tribunal Superior de Trinidad y Tobago a cargo de la jueza Avason Quinlan-Williams decidió que los 16 niños venezolanos que retornaron a la nación insular luego de ser sacados, no podrán ser deportados mientras la legalidad del proceso sea determinado por el organismo.

Así lo dio a conocer, el medio trinitario, Newsday de Trinidad y Tobago. Detalló que los infantes serán trasladado al helipuerto de Chaguaramas, lugar en el cual se encuentra la instalación de cuarentena en el que tendrán supervisión médica durante los próximos 14 días, mientras se decide la situación legal.

La audiencia comenzó a las 8:15 y contó solamente con la representación legal para las autoridades de menores, los de los venezolanos y las distintas ramas del Estado. La defensa venezolana pidió una medida cautelar, un “habeas corpus” para evitar que los niños sean deportados nuevamente por las autoridades locales, una orden judicial y órdenes provisionales para liberar a los infantes.

El medio de comunicación reseñó que la solicitud es de “extrema urgencia” porque el Estado trinitario ha  “demostrado la intención de buscar eludir la jurisdicción de la corte” al tomar medidas para la deportación de los venezolanos.

ONU preocupada por el caso

Por su parte, la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, a través de su portavoz, Liz Throssell, se pronunció sobre este caso y manifestó su preocupación.

Recordó que todos los refugiados y migrantes, independientemente de su situación, tienen derecho al respeto y la protección de sus derechos humanos.  Insistió que los Estados cuando los niños migrantes se encuentran involucrados deben tener especial cuidado y tener el interés superior.

“Los niños nunca deben ser deportados por la fuerza debido a su situación migratoria o la de sus padres. La condición previa para cualquier regreso que involucre a un niño es que se haya tomado una decisión independiente e imparcial, involucrando a los funcionarios de protección del niño, y que el regreso sea una solución sostenible que garantice los derechos, el bienestar y el interés superior del niño. Los Estados partes de la Convención sobre los Derechos del Niño deben salvaguardar los derechos de todos los niños en su territorio, independientemente de su nacionalidad o situación migratoria”, explicó la ONU.

Pidió a las autoridades de Trinidad y Tobago que salvaguarden los derechos humanos de los niños refugiados y migrantes independientemente de su condición, incluso garantizando el acceso al debido proceso y las garantías procesales, de conformidad con el principio de no devolución.