Partidos y ONG chequearon las máquinas para las parlamentarias

CARACAS – Técnicos de los partidos políticos y representantes de varias ONG chequearon este jueves las máquinas de votación que se utilizarán en los comicios parlamentarios del próximo 6 de diciembre, programadas por el gobierno chavista, a las que no se presentarán los grandes líderes de la oposición por considerarlas fraudulentas.

En esta actividad, pautada en el cronograma electoral, las ONG seleccionadas, que actuarán como observadores nacionales en las elecciones, “compartieron impresiones con los técnicos” de los partidos, “consolidando la cadena de confianza en este proceso”, dijo el Consejo Nacional Electoral (CNE) a través de un comunicado.

“Una vez constituida la figura de la veeduría nacional, se procedió a la designación y la correspondiente acreditación de las oenegés que fueron autorizadas por el órgano electoral para participar en las elecciones parlamentarias de este 6 de diciembre como veedores nacionales”, añadió el CNE.

La representante de la ONG Proyecto Social, Francheska Rivas, dijo que el encuentro de este jueves permite demostrar que las máquinas del automatizado proceso electoral venezolano garantizan la seguridad del voto.

“Su voto -dijo a los venezolanos- está totalmente seguro y claro (…), Venezuela tiene un proceso electoral confiable”, añadió.

En respuesta a estas elecciones, Guaidó ha propuesto una consulta, que se celebrará del 5 al 12 de diciembre, en la que se preguntará a los ciudadanos si rechazan “el evento del 6 de diciembre organizado por el régimen de Nicolás Maduro” y solicitan “a la comunidad internacional su desconocimiento”.

Igualmente, les preguntarán, si exigen “el cese de la usurpación de la Presidencia de parte de Nicolás Maduro” y demandan “la realización de elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables”.

Finalmente, el tercer punto inquiere a los venezolanos si “ordenan” hacer “las gestiones necesarias ante la comunidad internacional para activar la cooperación, acompañamiento y asistencia que permitan rescatar nuestra democracia, atender la crisis humanitaria y proteger al pueblo de los crímenes de lesa humanidad”.

Las tres preguntas fueron aprobadas por la mayoría opositora del Parlamento la semana pasada y, a ellas, los ciudadanos podrán responder “sí” o “no”.

Debate con libretos repetidos

Este jueves 26 de noviembre cerró el tercer “debate parlamentario” entre candidatos a la Asamblea Nacional partidarios del oficialismo y su contraparte perteneciente a la oposición minoritaria. En esta ocasión, la contienda enfrentó a Cilia Flores de Maduro e Iris Varela como representantes del Gran Polo Patriótico (GPP) ante Javier Bertucci, presidente de El Cambio; y José Bernabé Gutiérrez, representante de Acción Democrática (AD) tras ser intervenida por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

El evento fue transmitido por Globovisión y moderado por los periodistas Kiko Bautista y Juan Carlos Rozo. La promoción sobre el debate daba a entender que sería en vivo, pero en realidad se grabó la noche anterior y se le otorgaron concesiones al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) para que eligiera a los candidatos que participarían.

La contienda giró en torno a argumentos ya empleados por el chavismo a lo largo de su campaña electoral: criticar el trabajo de la gestión del Parlamento actual y prometer la solución a todos los problemas supuestamente creados por Juan Guaidó, Julio Borges, Leopoldo López y Henry Ramos Allup.

Las diferencias ideológicas se presentaron de manera sutil y hubo poca confrontación entre los polos opuestos, que coincidieron a grandes rasgos en temas como la imparcialidad del Consejo Nacional Electoral (CNE), la validez de las elecciones y la inconformidad con la oposición mayoritaria que ganó las elecciones parlamentarias pasadas y que en esta ocasión decidió no participar.