Obispos advierten que las parlamentarias agravarán la crisis

CARACAS – La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) emitió un comunicado este jueves en el que hace una serie de consideraciones acerca de la crisis que atraviesa el país en la que considera que la realización de los comicios parlamentarios, en vez de ayudar a solucionar los problemas en el ámbito político, lo que hacen es agravar la situación.

Calificó de “inmoral” que el gobierno de Nicolás Maduro quiera organizar y ejecutar las elecciones legislativas cuando la población está sufriendo los golpes de la pandemia del coronavirus y en un marco donde se carece de las condiciones mínimas para subsistir. Además, afirmó que “no existe transparencia en las reglas y mecanismos de verificación que deben regir un proceso electoral”.

Enfatizó la CEV en que hace falta llevar a cabo las elecciones presidenciales porque las realizadas en mayo de 2018, “estuvieron signadas por condiciones ilegítimas que han dejado al actual régimen, a los ojos de Venezuela y de muchas naciones, como un poder de facto” y recordó que la población tiene el derecho a escoger su futuro político vía electoral.

Aseveró que el llamado a procesos electorales legislativos y presidenciales debe tener condiciones de “igualdad y libertad” para todos los ciudadanos que deseen participar, al igual que debe tener el acompañamiento internacional plural.

Advierten que la ciudadanía está pasando por momentos de angustia y carencias, que se han visto agravadas por la presencia del covid-19 en el país como por ejemplo fallas en los servicios públicos, escasez de alimentos y de gasolina, que los ha llevado a ejercer su derecho a protestar de forma pacífica ya que no encuentran respuesta por parte de los líderes políticos.

No obstante, las protestas encontraron una vez más la represión por parte de los cuerpos de seguridad del Estado, así como la censura informativa y la persecución política. “Rechazamos este modo de actuación por ser contrario a los principios democráticos consagrados por nuestra legislación y como un ataque directo a la soberanía popular que tiene derecho a expresarse”.

La CEV criticó duramente a la administración de Nicolás Maduro y a la oposición venezolana en sus consideraciones. Por un lado, afirmó que el Ejecutivo “ha demostrado su incapacidad para dar respuesta a los grandes problemas nacionales y sus actuaciones tienden a agravarlos” con el objetivo de permanecer en el poder.

Por otro, a la oposición le endosó la división interna que ya es evidente y que no tienen una propuesta para una alternativa que selle el cambio necesario para el país. Además, puntualizó que las facciones políticas carecen de un proyecto “que logre reunir y convencer la voluntad mayoritaria del pueblo venezolano de vivir en justicia, libertad y paz. Venezuela reclama a gritos un cambio de actitud en toda la dirigencia política”.

Además, lamentan que muchos venezolanos decidan emigrar para buscar una mejor calidad de vida en otros países, ya que están cansados de escuchar promesas y no encontrar respuestas a sus necesidades.

Subrayó que los informes de DDHH que han sido elaborados sobre Venezuela se “quedan cortos” ante la realidad que se vive en el país y destacó que los derechos humanos son de todos y no de los dirigentes políticos.

En cuanto a la “ley antibloqueo”, manifestó que ese instrumento legal (aprobado por la impuesta asamblea constituyente) es un acto más por parte del Ejecutivo de llevar al país por caminos alejados de la legalidad y “dilapidar los recursos nacionales que son de todos, con el agravante, que ahora pretende hacerse de forma oculta y totalmente discrecional”.

Para la Conferencia Episcopal, la abstención en las elecciones no basta para demostrar lo ilegal que es el proceso de las parlamentarias, por lo que exhortó a todos los sectores de la sociedad civil a hacer esfuerzos conjuntos que colaboren a restituir los derechos democráticos en el país.