Congelar matrículas impedirá la operatividad universitaria

CARACAS – El rector de la Universidad Metropolitana, Benjamín Scharifker, consideró poco “coherente” el anuncio de congelar los precios de las matrículas, tomando en cuenta el nivel inflacionario que se vive en Venezuela.

“No nos parece coherente con lo que es la realidad venezolana una solicitud de este tipo como la que ha hecho el Ejecutivo de que congelemos las matrículas universitarias porque eso inmediatamente nos conduciría a la parálisis”, señaló.

Afirmó que el aumento de los precios de las universidades se ha realizado de forma frecuente en el último año para “poder mantener la viabilidad de la operación universitaria”.

“Si nosotros no podemos tener ingresos que realmente cubran los verdaderos costos de la universidad, la consecuencia va a ser una pérdida constante de la calidad de los servicios que ofrece la universidad”, explicó.

Resaltó que con la llegada de la pandemia del coronavirus a Venezuela, las casas de estudios privadas han tenido que realizar “fuertes inversiones” para seguir impartiendo las actividades educativas a de forma online.

Detalló que entre un 70% u 80% de los ingresos de las universidades superiores son destinados al pago de los sueldos del personal académico.

En el caso de las universidades públicas, dijo que desde que llegó el virus a Venezuela, se encuentran prácticamente paralizadas porque “no han podido hacer las inversiones necesarias” para poder impartir clases a distancia.

Por su parte, el Consejero Universitario de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Héctor Navarro, coincide en que esta medida afecta tanto a las casas de estudios, como al personal administrativo, docente e incluso a los estudiantes.

“Es un golpe bastante importante”, dijo al resaltar los esfuerzos que han realizado las universidades privadas para poder mantener las operaciones y calidad educativa durante la emergencia sanitaria.

“Básicamente es ponerle una soga al cuello a la universidad privada y representaría de que efectivamente se concrete la consolidación del Estado docente”, señaló.

En su opinión, las casas de estudios han mantenido su nivel de calidad casi que “con las garras”. Agregó que en la UCAB, cerca de la mitad de los estudiantes tiene algún tipo de apoyo económico.

Retorno a clases y condiciones

El director de la Asociación Civil con la Escuela, Oscar Iván Rose, considera que antes de tomar una decisión sobre el retorno a las aulas escolares, se debe evaluar las condiciones en las que se encuentran los planteles académicos y si cuentan con los recursos para prevenir la propagación de la pandemia.

A su juicio, es una medida que debe ser consultada con los docentes, padres y representantes porque no se puede tener una alternativa “única para todo el país porque son distintos los contextos y la realidades son completamente diferentes”.

“Otro factor que no se nos puede olvidar en el caso de Venezuela es la situación de los docentes”, dijo.

Rose comentó que las instancias que se han implementado para impartir la educación a distancia no han sido totalmente efectivas.

“Yo creo que volver a la escuela implica resolver toda esta serie de asuntos”, dijo al mencionar las fallas en los servicios de electricidad, internet, el acceso a un computador o teléfono inteligente.

Igualmente, considera que de mantenerse la pandemia por coronavirus hay que buscar la forma para “adaptarse a esa realidad” pero resolviendo los problemas de base de la educación venezolana.