Guerra advierte que digitalizar la economía no reducirá la inflación

CARACAS – El economista José Guerra indicó que durante los últimos días se han realizado reuniones entre el BCV, Sudeban y la banca nacional para aplicar medidas que fortalezcan el bolívar, las cuales se han centrado sólo en la digitalización de los medios pagos y no en el análisis del tema macroeconómico.

Sin embrago, el diputado recuerda que el bolívar ha perdido sus atributos como moneda debido a la hiperinflación, por lo que está dejando de ser un medio de intercambio y unidad de cuenta debido a la dolarización en el país.

Argumenta que el poder de compra en bolívares se perdió, por lo que el problema no es que los pagos sean digitales o en efectivo, sino qué medidas aplicar para detener la hiperinflación y fortalecer realmente la moneda venezolana.

Según el experto, además del déficit de billetes hay un avance de la tecnología en el mundo, a la cual Venezuela no puede escapar, a pesar que la liquidez monetaria en el país para 2020 fue de apenas de 2,2%, también por la dificultad y costos de imprimir billetes, pero sin duda hay transacciones para las que se requieren efectivo y en Venezuela hasta eso es complicado de obtener.

Mal internet frena inversiones

Indicó que digitalizar los medios de pagos significa disminuir los costos para realizar transacciones al minimizar los pagos por impresión, transporte y distribución de los billetes y las monedas, pero para ello, la banca debe realizar inversiones en tecnología que implican altos costos que una vez afianzado, bajan a medida que se incrementan las transacciones.

Advirtió Guerra que en Venezuela las fallas de internet y malas conexiones son el principal obstáculo para montarse en esta tecnología, pues la digitalización del sistema de pagos ha venido realizando paulatinamente por iniciativa de la banca privada.

Agregó el economista que la cantidad de dígitos del actual cono monetario es un problema adicional que evalúan  el BCV y Sudeban, pues para la digitalización es posible que se requiera una nueva reconversión monetaria que elimine seis ceros al bolívar para así facilitar los cómputos.

Por último pidió no ilusionarse creyendo que el pago digital favorecerá reducirá la inflación o revalorizará al bolívar.