Comité de postulaciones electorales debe ajustarse a la Constitución

CARACAS – La ONG Súmate afirma que para tener elecciones libres, competitivas y transparentes en Venezuela, los actores políticos y poderes públicos y actores políticos se deben ajustar a la Constitución.

Advierte que para convocar y organizar elecciones independientes e imparciales, el proceso a seguir para la designación del nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE),  debe ser abierto al escrutinio público, por lo que la juramentación del Comité de Postulaciones Electorales de este 9 de febrero, vulneró los principios y garantías electorales establecidos en la Constitución.

Asimismo, se cuestionó la selección de los integrantes del parlamento, por estar al margen de los principios, pues el Comité de Postulaciones Electorales desconoce  cuáles fueron las organizaciones de la sociedad civil que postularon sus candidatos, ni cuáles fueron los criterios para la selección de los miembros por la sociedad civil.

Es por ello que Súmate afirma que se incumplió con la obligación constitucional de la pluralidad y diversidad exigida, debida a que al menos 15 de los 21 integrantes son militantes del PSUV o tienen relación con funcionarios oficialistas.

Denuncia que la instancia previa al Comité de Postulaciones Electorales (CPE), como fue la Comisión Preliminar, fue conformada por 11 integrantes del cuestionado parlamento nacional 6D 2020, sin el requerido equilibrio y proporcionalidad y tampoco refleja la realidad política nacional, ya que 8 de sus integrantes provienen de la Lista de Adjudicación Nacional (cargos que no existen ni tienen fundamento en la Constitución de la República y que no fueron electos por voto directo).

Finalmente, la Asociación Civil considera que al actual CPE es afín a los intereses del gobierno, por lo que será difícil cumplir con la responsabilidad de preseleccionar personas postuladas a Rectores del CNE, pues en primer lugar, no deben estar vinculadas a organizaciones con fines políticos, y además contra con amplia experiencia en el área electoral.

Por lo que advierte que no hay un verdadero consenso entre las fuerzas políticas para escoger a los candidatos, con la participación de todos los sectores de la vida nacional y respetando no solo los procesos legales sino los requisitos constitucionales de imparcialidad de los nuevos Rectores, derivaría en un nuevo CNE sin la capacidad política de dar cumplimiento cabal a los principios de imparcialidad, transparencia y participación ciudadana ya aludidos.

Para Súmate, la situación actual demanda en primer lugar, la conformación de un CNE, integrado por ciudadanos con Independencia Política, Solvencia Moral y Ética, así como también con Competencias Profesionales y Técnicas, que permitan reconstruir la confianza en el sufragio como mecanismo para la resolución de conflictos en democracia, en el voto como espacio de encuentro y de expresión política, en la participación ciudadana el respeto institucional.