Denuncian que las FARC amenaza a pobladores a dejar sus casas

CARACAS – La ONG Fundaredes denunció este sábado que un grupo de disidentes de las FARC que sostuvo fuertes enfrentamientos con las Fuerzas Armadas venezolanas en el estado Apure, fronterizo con Colombia, ha amenazado a los pobladores de dos caseríos de esa zona para que abandonen sus hogares.

Los habitantes de los caseríos El Ripial y La Capilla, ambos pertenecientes al  municipio Páez en Apure, han sido intimados por los disidentes que “les han conminado a abandonar el territorio, toda vez que se activará el conflicto armado por el control de esta zona”, puntualizó el director de Fundaredes, Javier Tarazona.

Los enfrentamientos en el estado Apure, que duraron más de dos meses, se extendieron desde el 21 de marzo hasta el 30 de mayo, período en el que fallecieron un número indeterminado de miembros de la Fuerza Armada, así como varios integrantes de un grupo de disidentes de las FARC.

Durante los combates, también fueron secuestrados ocho militares venezolanos, liberados tras permanecer varios días en cautiverio en manos de las FARC.

La información difundida por fuentes oficiales o castrenses con respecto a los sucesos en Apure ha sido muy escasa o casi nula y varias organizaciones como Fundaredes con presencia en la zona han publicado lo que ocurre.

De acuerdo a la ONG, los familiares de dos militares desaparecidos el 23 de abril, durante los combates, siguen sin tener información sobre su paradero y, además, reciben llamadas amenazantes.

Por su parte, Tarazona reiteró este sábado que mantienen su solicitud para conocer el paradero de los dos uniformados, a los que identificó como el sargento de tercera Dany Vásquez y el sargento primero de fragata Abraham Belisario Bastidas.

En ese sentido, le pidió al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y a la ONU que ayude en su localización y posible rescate.

En marzo pasado, luego de comenzar los enfrentamientos, cerca de 6.000 habitantes de la zona se desplazaron a Colombia, específicamente a la zona de Arauquita, una información que adelantó Fundaredes y, posteriormente, fue confirmada por otras organizaciones.

La semana pasada se conoció que un grupo de pobladores regresaron a sus hogares, igualmente con miedo de que ocurran nuevos combates. Estas personas fueron atendidas en albergues bajo las instrucciones de las autoridades de Colombia.