Abadía: “Franquicias, un sector en evolución” 

Eduardo Abadía, Director Ejecutivo de AEF

MADRID – “Los que se nos presenta por delante es realmente apasionante. Será duro. Lo será porque vivimos una transformación de la sociedad en muchas facetas. Y el comercio es una de ellas. Las franquicias, en este contexto, están bien posicionadas por sus características: sostenibilidad, adaptabilidad y ecología, entre otras. España siempre ha sido considerada un mercado natural para las franquicias. Muchas vienen a nuestro País para desarrollarse”. Palabras que invitan al optimismo. Eduardo Abadía, Director Ejecutivo de la “Asociación Española de Franquiciadores”, es cauto, prudente. A veces, diplomático. Analiza con la “Voce” pasado, presente y futuro de un sector que, igual que todos los que componen el complejo entramado de la economía, ha sufrido las consecuencias del tsunami provocado por la pandemia. Lo hace mirando sobretodo la luz al final del túnel.

– ¿Cuál es la situación actual del sector? ¿Cómo ha sido afectado por las medidas de confinamiento que han frenado, cuando no puesto en hibernación, las actividades productivas?

– La situación de la franquicia en España – admite prudente – no es distinta a la del comercio tradicional. Los 6 primeros meses de pandemia fueron de shock. Como se recordará, todo tipo de actividad quedó prácticamente paralizado. El reto era sobrevivir y adaptarse a las nuevas circunstancias. Dicho así – añade -, puede parecer fácil; pero, no lo es. En la esfera de la franquicia operan cerca de 42 sectores. Por lo tanto, las dificultades se multiplican por 42. Hay ámbitos en los cuales, por muchos meses, no hubo actividad. Otros, en cambio, presentaron el fenómeno opuesto y lograron incrementar su facturación en alrededor del 10 o del 15 por ciento. Ocurrió con las grandes cadenas de alimentación o de distribución de alimento. Aún confinados en casa, teníamos que continuar con nuestras actividades del día a día.

Explica que “algunos sectores se adaptaron al concepto de entrega a domicilio o de recogida en la tienda”. De hecho, precisa que muchas cadenas de fast-food ya empleaban este tipo de canales de venta que, nos dice, están en su Adn. Tan sólo, tuvieron que adaptarlos a sus necesidades empresariales y, sobre todo, “a los requisitos que iba exigiendo el Gobierno: higiene y horarios, entre otros”.

– Los demás sectores, aquellos más afectados, ¿cómo trataron de reinventarse?

– En primer lugar – nos dice -, lo fundamental era mantener la relación con los franquiciados. El Gobierno de España aplicó una serie de normas; algunas han sido extendidas hasta el 30 de septiembre. Es el caso de los ERTE, del pago a los autónomos… En segundo lugar – continúa -, era importante dar apoyo a los franquiciados; ayudarlos a mantener el servicio. Fue todo un reto. Hay algo que no hemos dicho y que está muy consustanciado con el sector de la producción. En especial, con el de las franquicias: el teletrabajo. Ha sido una solución temporal que, hoy, va revirtiéndose. Poco a poco, nos vamos adaptando a la nueva normalidad. El trabajo a domicilio, una o dos veces la semana, era algo que, de hecho, ya se venía asentando; una filosofía que ya se estaba consolidando en el mercado. Por ejemplo, en muchas compañías, los viernes, se trabaja solo medio día y desde la casa. Por supuesto, no en todos los sectores. Ya veremos qué nos deparará el futuro.

 

Ciudades Fantasmas

La pandemia provocada por la Covid 19 ha obligado a los gobiernos a decretar medidas drásticas. Es así como, con el cierre del comercio y de los lugares de ocio, con el confinamiento y el “toque de queda”, el bullicio de los centros urbanos se tornaba en silencio ensordecedor. Ciudades fantasmas, en lugar de metrópolis llenas de vida y rebosantes de alegría. Y las actividades económicas registraban un freno importante. Las no indispensables, o sea la mayoría, caían en un estado de hibernación. El mundo de las franquicias no podía ser inmune a un fenómeno tan absurdo y anómalo como inesperado e improviso. Es lo que nos ilustra el informe “La Franquicia Española en el Mundo 2021” elaborado por la Asociación Española de Franquiciadores en colaboración con el Grupo Cajamar. El análisis revela que las franquicias españolas en el mundo, por efecto de la pandemia, han mermado en número. Para ser precisos, de 353, en 2019, a 307, en la actualidad. Decimos, la crisis provocada por la Covid-19 se ha llevado por delante el proceso de internacionalización de 46 redes, una reducción del 13 por ciento. No debe extrañar, por lo tanto, que en países como Venezuela, en los cuales las dificultades económicas se han vuelto crónicas, franquicias como Zara hayan decidido cerrar sus operaciones.

– ¿Cuántas, de esas franquicias a las que hace referencia el informe, desaparecieron, cuántas están evolucionando o simplemente están hibernando?

– Hay dos lecturas – comenta Abadía -. En primer lugar, vivimos una crisis mundial que tiene hondas repercusiones en España. De eso no hay dudas. En segundo lugar, los problemas de las grandes franquicias son iguales tanto en España como en el resto mundo. Y, de eso, tampoco hay dudas. Vivimos una especie de terremoto empresarial. Hay marcas que no franquician; otras, lo hacen en un país sí y en otro no. Depende del nivel de agresividad comercial. Hay países en los cuales algunas marcas prefieren cerrar sus actividades. Es normal. Habrá que esperar uno o dos años antes de poder analizar la evolución del sector. Creo que los datos son suficientemente importantes. Reflejan la realidad del mercado mundial en estos momentos.

 

Franquicias, un sector en movimiento

El documento “La Franquicia Española en el Mundo 2021” es la radiografía de un sector que ocupa un lugar importante en el contexto de la economía nacional e internacional. Por ejemplo, la moda, con sus 80 redes internacionales en 127 países diferentes, es el sector con mayor peso. De hecho, sumando las 9 mil 900 tiendas fuera de España, constituye el 45 por ciento del total. Hostelería y restauración no se quedan atrás: mil 481 establecimientos en casi 100 países. La alimentación, después de la moda, es el sector con más locales en el exterior: alrededor de 2 mil 300. Siguen en importancia los sectores de estética, belleza y parafarmacia.

– En momentos de dificultades, hay empresas que desaparecen, otras que sobreviven y otras más que se reinventan. Dicen que el verdadero empresario es aquel que sabe transformar la crisis en una oportunidad de crecimiento. En los próximos años se espera un repunte importante de la economía, impulsada por las iniciativas de la UE. ¿De qué manera podrán beneficiarse las franquicias?

– Estoy de acuerdo – coincide -. Los grandes momentos de crisis sirven para crear nuevas oportunidades. Ha pasado en otras ocasiones. No creo que ahora sea distinto. Resiliencia. Es una palabra que habla fuerte de lo que es nuestro tejido comercial. Sobre todo, de las franquicias. Es adaptarse a cada circunstancia. Y las franquicias lo hacen; lo hacen con los servicios, con el tipo de local, con el tipo de franquiciado. Es probable que, en algunos países, decida retirarse temporalmente y observar la evolución del mercado.

Señala Eduardo Abadía que no podemos olvidarnos de la venta online que, nos dice, tiene todavía muchas posibilidades de expansión.

– De acuerdo con los datos que manejamos – precisa el Director Ejecutivo de AEF -, representa el 18, el 20% de las ventas. No sustituirá la venta física; pero, ya empieza a tener una importancia creciente. En cuanto a los apoyos o subvenciones del Consejo Europeo… están orientados a lo que son los pilares principales del futuro comercio mundial.

Los resume en digitalización, sostenibilidad, adaptabilidad, canales online e inteligencia artificial. Y, añadiríamos nosotros, “Green Economy”.

– Otro elemento muy importante, creo no es baladí – comenta sacando a relucir un tema que, con la fusión de Caixa con Bankia y la fallida unión de BBVA con Sabadel, resulta ser de gran actualidad -, es la reestructuración de las entidades financieras. Es decir, su concentración, transformación y amortización tanto de oficinas como de personal. La crisis ha acelerado el proceso. Son estrategias que hablan del futuro e indican dónde deben posicionarse la estructura, los medios y la forma de trabajar del personal directamente implicado.

 

Franquicia y trabajo

La reestructuración del sector financiero trae a colación otro tema: el trabajo.  La fusión de Caixa con Bankia inquietó por sus reflejos en el ámbito del trabajo. Al comienzo de las negociaciones, se planteó el cierre de oficina y recorte de personal. Para ser precisos, del despido de 8 mil 291 empleados. Luego se sugirió la posibilidad de recolocar a más de 7 mil trabajadores en empresas fuera del grupo y, en todo caso, limitar al 50 por ciento la salida del personal con más de 50 años. Un terremoto.

– La franquicia, como cualquier sector económico, trata de ser más eficiente. Lo alcanzará la revolución digital y las ventas online, como Usted indicó, experimentarán un incremento. Todo esto implicará, además de la reducción de locales, el recorte de personal y, en todo caso, su especialización. ¿Cómo afectará esta transformación al mundo del trabajo?

– Si esta entrevista se hubiese hecho hace dos años – comenta -, no estaríamos empleando la plataforma Zoom. Ya no solo son los locales; ya no solo son los sectores; ya no solo son los servicios. Es el perfil del franquiciado. Hace no mucho, pocos sabían manejar las redes sociales o el mundo digital. Hoy es imprescindible para estar en el mercado. Las empresas que se adapten, y vayan formando su personal, podrán triunfar. Por supuesto, no significa que habrá que cambiarlo todo. Pero, sí hay que ir educando y formando al personal. Puede ser que alguien se quede en el camino, Pero también habrá quien se irá incorporando…

– De acuerdo con el informe de AEF, los países con el mayor número de franquicias españolas son Portugal, México e Italia. En América Latina, Argentina y, antes de su crisis económica e institucional, Venezuela. ¿Cree que las franquicias españolas se retirarán paulatinamente de los mercados en los cuales la crisis es particularmente profunda o evaluarán cómo transformar el negocio para poder ser más incisivos y competitivos en esos contextos?

– La crisis mundial, producto de la emergencia sanitaria, ha afectado a muchas empresas – explica -. La inestabilidad política no ayuda. Estuve en Caracas llevando marcas españolas. Recuerdo que era uno de los países latinoamericanos de mayor éxito. Su nivel económico era muy elevado.

– Hace años… Hoy Venezuela atraviesa por una crisis económica, política e institucional sin precedentes en América Latina.

– Pues, era el año ‘98.

– En aquel entonces nadie podía predecir cuán profunda sería la crisis que le tocaría vivir al País. Ni los peores pronósticos de quienes eran tachados con desprecio “profetas del desastre”, presagiaban la tempestad que se avecinaba…

– He visto varias crisis – confiesa -. He visto la bonanza, la crisis, la súper-crisis y la crisis sanitaria…. Estar por años en la misma posición permite una visión mucho más amplia.  Ahora bien, para contestar a tu pregunta… El informe es producto de la estrategia de la asociación: transmitir información a nuestros empresarios. Estamos haciendo webinar. Los llamamos “cafés internacionales”. Los hemos hecho ya con Guatemala, con Costa Rica y con Argentina. Se busca tener un “feed-back” de la situación de cada país. La franquicia española ha sido pionera y ha luchado en la “Champions league” de la internacionalización. Somos uno de los países más representados a nivel mundial. Es el momento de tener más información, para indicar a nuestros socios qué hacer, dónde ir y cuándo esperar. El mundo de la franquicia es muy especial; su comportamiento es muy especial. Se adelanta a las crisis, observa cómo baja el nivel de consumo, cómo cambian las costumbres del cliente… Por eso, tiene que estar siempre muy bien informado…

– En el mundo empresarial, la información es un insumo imprescindible…

– Absolutamente de acuerdo – coincide -. Los cambios que se están produciendo son increíbles. Si hace un año te hubiesen preguntado que esperabas de un local de comida, probablemente hubieras contestado buen precio y calidad… pero nunca salud, higiene y seguridad sanitaria. Hoy no vas a un restaurante, a una galería de arte si no estás convencido de tener un nivel alto de seguridad sanitaria. Eso lo cambia todo.

– Italia y España son mercados con muchas similitudes: tienen el gusto por la buena comida, por la elegancia, por el arte y la buena vida… La franquicia española está presente en Italia con 59 redes y 14 sectores diferentes. Es inevitable que las franquicias españolas compitan con las italianas. ¿Es una competencia entre rivales que venden los mismos productos o estamos hablando de una competencia integradora?

–  La filosofía de España e Italia es muy similar – concluye -. Cuando hablo con colegas italianos es muy fácil entenderse. Estoy convencido de que la competencia siempre es muy sana. Y, al final, es complementaria. Es otro de los retos que debe asumir el comercio. El consumidor final es cada día más exigente. Ya no valen las palabras, son necesarios los hechos.

Mauro Bafile