España analiza si extradita a guardaespaldas de Chávez a EEUU

CARACAS – Un guardaespaldas del fallecido expresidente venezolano Hugo Chávez, Adrián Velásquez, reclamado por Estados Unidos acusado de blanqueo, afronta este próximo jueves una nueva vista de extradición ante la Audiencia Nacional española, tribunal que hace dos años negó entregarlo a Venezuela.

Fue detenido el pasado diciembre junto a su pareja, Claudia Patricia Díaz, que fue tesorera nacional de Venezuela, en esta ocasión Velásquez se presentará ante el tribunal que debe decidir sobre la solicitud de las autoridades norteamericanas, respaldada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

De acuerdo a la explicación del ministerio fiscal en su documento, apoya la entrega porque se cumplen los requisitos necesarios, como no existe motivación política tras la reclamación o no está prescrito el delito, además de que los hechos se habrían cometido supuestamente en Estados Unidos y no son investigados en España.

Este proceso de extradición es independiente al de su pareja, que también fue enfermera de Chávez y cuya vista se celebrará más adelante, informaron a fuentes jurídicas.

Luego de que la Audiencia rechazara entregar a dichas personas a Venezuela al reparar en que la situación que atraviesa el país podría poner en peligro su integridad, ahora están solicitados por Estados Unidos por su presunta vinculación con una “estratagema corrupta en relación con el cambio de moneda extranjera efectuado por el Gobierno venezolano” desde 2008 hasta 2017.

Según la acusación, Raúl Gorrín, dueño y presidente del canal venezolano Globovisión, “efectuaba pagos corruptos a funcionarios del Gobierno venezolano, incluidos dos tesoreros nacionales (…) a fin de asegurarse una ventaja indebida en la obtención y retención del derecho de efectuar transacciones de cambio de moneda extranjera con tasas favorables”.

De esta forma, sospecha que pagó presuntamente millones de dólares a los extesoreros Alejandro Andrade y Claudia Patricia Díaz, y a Velásquez en beneficio de él.

Para encubrir los pagos, el empresario utilizó supuestamente cuentas de empresas falsas, según el relato de acusación, que asevera que entre 2011 y 2013 ordenó pagos “de por lo menos 65 millones de dólares” y “también compró y pagó gastos relacionados con aviones privados, yates, mansiones, caballos campeones, relojes finos y una marca de diseñador de modas”.

Gorrín, al que la Justicia de Estados Unidos considera prófugo, vive en Venezuela y fue acusado en agosto de 2018 como cómplice de “conspiración para lavado de dinero”.

Redacción Caracas.