José Pisano: 20 años junto al Trasnocho

CARACAS – En el marco del 20 aniversario del Trasnocho Cultural, espacio capitalino que ha hecho una importante labor en pro del arte y la cultura, La Voce d´Italia conversó con José Pisano, actual Gerente del complejo y descendiente de italianos, quien como arquitecto, cinéfilo y apasionado del teatro y la lectura, asumió el reto el pasado junio de dirigir la reconocida institución cultural.

Dijo que a pesar de la situación particular a causa de la pandemia, el Trasnocho celebra  a partir del 4 de octubre, sus primeros 20 años de actividades, presentando una variada programación, cargada de iniciativas y nuevos proyectos para el disfrute del público que ahora también es virtual.

Aunque la meta es volver al presencial, sin duda las modalidad virtual llegó para quedarse, y con inversiones en una sólida plataforma y tecnologías, el streaming y las trasmisiones vía Zoom, seguirán presentes complementando la programación habitual del recinto.

Puede decirse que Pisano es uno de los padres del Trasnocho, pues fue desde el primer momento y hace casi 23 años, uno de los primeros involucrados, cuando Solveig Hoogesteijn lo llamó para reunirse e invitarlo a participar en el proyecto de creación del particular sótano.

En esa época el gerente dirigía la Fundación la Previsora, conocía mucho de cine y además era bueno desarrollando proyectos de autogestión, lo que le interesó a la cineasta, pues el complejo cultura debía autofinanciarse para no depender necesariamente de terceros.

Fue así que el joven arquitecto se sumó al proyecto y se encargó en principio del área de cine alternativo. A lo largo de los años, ha pasado a ser una sala convencional que presenta a la par los estrenos mundiales de las carteleras internacionales.

Integración de artes

En lo que fue la construcción del espacio, un solitario sótano que sólo contaba con los cines Paseo y Trasnocho, Pisano como arquitecto también se involucró, hasta que el día del estreno por el año 2001, cuando se hizo una gran apertura donde el público descubrió que el nuevo lugar abierto a la integración del artes, permitía ver extractos de teatro, cortos de películas, comer, disfrutar de una exposición o adquirir un buen libro.

Así surgió y creció el proyecto que Hoogesteijn cuidó, maduró y llevó a otro nivel, de la mano de aliados y colaboradores, siendo hoy un respetado recinto que alberga a la élite cultural capitalina y a un público emergente donde la juventud comienza a hacer vida y se siente inspirada como generación de relevo.

Esta meca cultural, ha sido promotora de festivales de dramaturgia, de dirección, de cortometrajes y diversos concursos que involucran a las diferentes artes, además de actividades constantes de formación y distracción, que ahora se multiplican gracias la tecnología y redes sociales.

Al grupo de aliados se han ido sumando las Embajadas, misiones culturas y un sinfín de festivales nacionales y extranjeros, que ven a un púbico objetivo agrupado bajo la mirada el búho que distingue al lugar.

Apostando a la reapertura

Con gran satisfacción ante el reto asumido, el ítalo venezolano descendiente de sicilianos, reveló que se desde que asumió las riendas del Trasnocho, se han preparado para ofrecer una nutrida oferta durante el mes aniversario, y tendrán a disposición de sus visitantes, actividades presenciales que se expanden en las semanas de flexibilidad controlada, acatando estrictas medidas de bioseguridad adecuadas a sus espacios integrados.

Explicó que a pesar de la pandemia, han seguido apostando a la reapertura, pues el contacto directo con el público es fundamental para la institución y los artistas, a pesar que se han reinventado, sin embargo, han venido trabajado con aforo limitado en salas, con uso de geles y desinfectantes en todos los espacios físicos y en el sistema de aires acondicionados mediante un purificador especial, posible gracias al apoyo del gobierno alemán.

“Queremos que la gente se sienta de manera segura y pueda disfruta en vivo del arte y la cultura, porque no debe descuidarse esa parte que nutre el alma”, afirmó el jefe del centro.

Agregó que con el propósito de atener los distintos públicos diseñaron para el mes aniversario actividades tanto para la tercera edad, como para los jóvenes que se acercan, y así satisfacer las distintas audiencias, al tiempo que refuerzan los puntos virtuales y dan un empuje a la librería, al centro de yoga,  la chocolatería, el café y el restaurant, porque la idea es crear sinergia entre todos los espacios para ofrecer “esa experiencia que queremos brindar”.

Comentó que estar en esta su segunda casa desde la gestación y haber tenido la oportunidad de ser hoy el director general, involucra un acto de agradecimiento y un reto importante, pisando firme en este nuevo rescate.

Mi gran familia

“Trasnocho es como una familia. Conozco a todo el personal, por eso asumí el compromiso de algo que ya era parte de mi, para reforzar la parte gerencial, y brindarle apoyo a todo este equipo de gente para que el proyecto siga y haya siempre opciones cercanas al arte”.

A futuro, comentó que la idea es apoyarse en alianzas con empresas internacionales y Embajadas, para seguir ofreciendo “una programación de calidad en un espacio de calidad”.

José Pisano, arquitecto de la USB, hijo de inmigrantes llegados a mediados de los cincuenta, afirmó que la disciplina, los valores y costumbre trasmitidas por sus padre, es algo fundamental en su vida y en su desempeño como profesional.

Hoy con algo de nostalgia, valora más sus raíces y antepasados que cuando era muchacho, y más bien siente arraigo de donde viene, en especial valora a su familia migrante que partieron en la postguerra y tuvieron que enfrentar muchas cosas y empezar de nuevo lejos de su patria.

Confesó que aunque mantiene vínculos con sus primos y parientes sobretodo en Sicilia, sabe que su lugar es Venezuela, porque desde aquí trabaja y aporta y es donde su vida tiene sentido.

“Aquí estoy agradecido con lo que puedo aportar, por eso mi idea es seguir trabajando, motivado por la gente que sigue apostando al país y haciendo cosas por Venezuela. Seguir apoyándolos y valorar al gran equipo que hace posible al Trasnocho”.

Programa de los 20

En cuanto a lo planificado para el mes aniversario, el entrevistado mencionó que en cine habrá grandes estrenos de producciones también propias, el festival de cine español, el de cine francés, el ciclo de Hitchcock, cine foros, el homenaje a Ciudadano kane en sus 80 años, homenaje a Jaen Paul Belmondo y diversos espacios para conversatorios, y se trasmitirá el más reciente documental de Carlos Oteyza, los cines foros de la película Gandhi y de Asfixia.

Además se anunciarán los ganadores de la 7ma edición del concurso de Jóvenes Directores y del concurso Escenario Digital, así como nuevos proyectos en las distintas áreas.

En teatro contarán con estrenos en los escenarios del Teatro Trasnocho y del Espacio Plural con los montajes de “La Golondrina” del español Guillem Clua y “El Bramido de Dusseldorf” del dramaturgo franco-uruguayo Sergio Blanco.

Igualmente, se pliega el Festival de Teatro Franco-Venezolano organizado por la Alianza Francesa y la Embajada de Francia, quienes reúnen a distintos grupos y salas teatrales, con lo mejor de la dramaturgia francesa.

En humor tendrán todos los jueves a Improvisto”, y adicional, retornarán grandez piezas como “Sangre en el Diván”, “Renny Presente”, “Gregory Canal de Fe”, así como las nuevas en cartelera “Tercer Cuerpo” y “Medea”.

En música se activarán los conciertos con Noche de Guataca y Café con Vinil, y sin olvidar a los amantes de la buena mesa, habrá actividades para degustar y probar vino, café, chocolates y variados platos.

A la activa agenda se integra la calma del yoga con clases y precios especiales para los visitantes de Padma Yoga, y la energía de Aeromúsica con su variada oferta, sin dejar a atrás las novedades editoriales de El Buscón.

Pisano, siempre entusiasta ante la llegada de la gran fiesta cultural, invitó a visitar las redes sociales o ver la web de www.trasnochocultural.com para estar atento a lo que viene en estos “primeros veinte”.

Letizia Buttarello / Redacción Caracas