Mañueco contra las cuerdas tras acuerdo con Vox

MADRID – Vox ganó el primer asalto, sin duda el más importante: se ha impuesto en Castilla y León. De hecho, sin duda es el verdadero ganador, sin haber ganado. Y a Alfonso Fernández Mañueco, para reeditar su mandato, no quedó más remedio que tirar la toalla y firmar un pacto con la tolda verde. Sin Pablo Casado, que había impuesto el veto al ingreso de la extrema derecha al gobierno de Castilla y León, Mañuecos ha permitido que, por primera vez desde la transición, un partido de extrema derecha entrara en un Ejecutivo regional.

La decisión de Mañueco ha sido censurada por Donald Tusk, líder del Partito Popular Europeo y reprobada por Pablo Casado. A los periodistas, que lo han acosado con sus preguntas, Mañueco ha contestado sin poder esconder su malestar y embarazo. El presidente de la Junta de Castilla y León se ha visto contra la cuerda, en particular cuando se le preguntó sobre temas tan polémicos como la Ley de Violencia Intrafamiliar, la educación y la inmigración.

La violencia intrafamiliar es un concepto defendido a capa y espada por Vox. Mañueco ha explicado que, en Castilla y León, desde febrero, existe un plan sobre la violencia intrafamiliar. Ahora ese plan se volverá probablemente Ley. En su opinión, “violencia de género” y “violencia intrafamiliar” son conceptos distintos. Y ley sobre violencia intrafamiliar ampliaría la protección a más gente.

– Lo importante – ha defendido, sin lograr esconder la incomodidad que le producía el tema – no es cómo se llama. Lo importante es en qué va a consistir.

Los periodistas, como era previsible, han insistido sobre la negación de la violencia de género que defiende Vox que, dicho sea de paso, es un partido racista y antieuropeo.

– No nos juzguen por lo que ustedes creen que puede ocurrir – ha insistido -. Todavía no hay estructura de Gobierno

Educación y emigración han sido otros temas polémicos. Mañueco, al sostener que luchará para evitar el adoctrinamiento ideológico en la escuela, alimentó las dudas de los periodistas que preguntaron si había adoctrinamiento en las aulas. Y le exigieron que ahondara sobre el argumento.

– El adoctrinamiento ideológico se refiere sencillamente a eso – ha dicho Mañueco sin entrar en detalles -, a que no haya. Consideramos importante hacer hincapié en esta materia.

Finalmente habló de inmigración ordenada. La inmigración no es competencia de las autonomías y el concepto de “inmigración ordenada” es parte de la temática reaccionaria que defiende Vox. También en esta ocasión se le solicitó que explicara cómo habría que interpretarlo

– Es precisamente eso, atender a lo que es el recibir a las personas a las que permite la ley y que pueden venir a nuestro país y a la Unión Europea” fue su respuesta.

Redacción Madrid