Gobierno entre la inflación y el desabastecimiento

CARACAS- El presidente encargado de Fedecámaras, Jorge Roig, señaló este viernes que el Gobierno tendrá que decidir entre la inflación y el desabastecimiento. “Si libera los precios, como tiene que hacerlo, probablemente el desabastecimiento sea mucho menor, pero la inflación mayor. No hay fórmulas fáciles”.

Roig considera que no se han tomado las decisiones necesarias para atender estos problemas. Insistió en que la muestra del modelo económico que tiene el Gobierno Nacional no funciona así lo demuestra el comportamiento de la inflación en 6,1% al cierre del mes de mayo. “Las cifras llaman la atención, particularmente en alimentos (10%), cuando 80% de la canasta alimentaria está controlada.”, dijo.

Asimismo reiteró que hace falta el diálogo, no solo entre el Gobierno y el sector productivo, sino también un diálogo político.

Con respecto a la decisión del gobernador del estado Zulia, Francisco Arias Cárdenas, de controlar la venta de los productos regulados dijo que se trata de “un parche que para nada va a servir” y considera que no tendrá éxito ni en el corto, mediano ni largo plazo.

“No puede ser que porque haya unos guajiros que estén comprando más materiales o mercancía estés recortando a todos los zulianos la cantidad que tienen que comprar. Además es un perverso sistema en el que una familia de 5 miembros tiene el mismo cupo que una familia de una persona”, señaló.

Por su parte, el presidente de Conindustria, Carlos Larrazábal, insistió en que la única manera de reducir la inflación es incrementar la producción nacional y la competencia. Considera que la política económica hace que “produzcamos menos en Venezuela”.

Larrazábal recordó que en las mesas técnicas se plantearon los problemas para producir que ha señalado Conindustria desde el año pasado como divisas, controles de precios, conflictividad laboral.

Asimismo informó que esta semana se ha ido incrementando progresivamente el flujo de divisas, pero que no se ha cubierto la deuda. “Estamos hablando de una deuda de todo el sector productivo de 9 mil millones de dólares, el Estado no tiene reservas líquidas para eso”, dijo.

Resaltó que la confianza es fundamental: “Ahora entramos en que nuestros proveedores internacionales nos vuelvan a tener confianza”.