Empresarios rechazan acusaciones de Maduro

CARACAS- Ante las acusaciones emitidas este lunes, por el presidente de la República Nicolás Maduro Moros quien señaló que Fedecámaras, Consecomercio y Venamcham (Cámara Venezolano Americana de Comercio e Industria) son enemigos del pueblo y protagonizan lo que a su juicio es una “guerra económica”.

El presidente de Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), Jorge Roig, rechazó categóricamente las acusaciones. “Estamos tan preocupados o más de lo que está el gobierno” por la situación económica, indicó.
Roig explicó que es “impensable” que la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela dicte lineamientos a empresas para que no produzcan, “cuando están para eso, es contradictorio”.

“No somos soldados y de guerra no sabemos absolutamente nada”, aseguró el representante gremial, al tiempo que sostuvo que parte de los afiliados a la Federación no pueden producir de la manera que quisieran por no encontrarse en las condiciones adecuadas.
En este sentido, Roig dijo que “queremos generar servicios y productos a nuestros consumidores”, sin embargo, las empresas privadas y las públicas aún más, sufren entre otros problemas del flagelo del ausentismo laboral.

Relaciones con el Ejecutivo
El presidente de la cúpula empresarial argumentó que las relaciones y diálogo entre gobierno y el sector empresarial se han interrumpido.

“Es verdad que ellos tienen un razonamiento político”, pero los empresarios venezolanos están recibiendo “embates” del Gobierno.
Por otra parte, negó que tengan como objetivo estar “pidiendo divisas todos los días”, pues su objetivo es aportar al mercado venezolano y generar una producción que pueda abastecer el mercado nacional en función de un mejor país.

“Tenemos la obligación y responsabilidad como empresarios de entendernos con el ministro que ejecute funciones económicas”, dijo.
Concluyó sus declaraciones indicando que Fedecámaras quiere seguir “apostando a ser parte de la solución y no del problema”.