Ramírez: Venezuela trabaja para conseguir un préstamo de 4.000 millones de dólares desde China

LONDRES- El vicepresidente del Área Económica, Rafael Ramírez, en una entrevista concedida a Reuters en Londrres, anunció que Venezuela trabaja para conseguir un préstamo de 4.000 millones de dólares desde China garantizado por ventas de petróleo.
El también presidente de la empresa estatal venezolana, Petróleos de Venezuela (PDVSA) sostuvo que la deuda total de Venezuela con Pekín era menor a 20.000 millones de dólares, mucho menor a las estimaciones del mercado de más de 40.000 millones de dólares.

Aumentar venta
de petróleo a EE.UU
El presidente de Pdvsa y ministro de energía y petróleo, Rafael Ramírez además dijo Venezuela quiere aumentar los suministros de petróleo hacia Estados Unidos para recuperar participación de mercado que perdió en la década pasada, pues Caracas ve el auge del petróleo de esquisto en el país del norte como una oportunidad para aumentar las exportaciones de crudo pesado.
Venezuela ha pasado de ser el principal proveedor de petróleo de Estados Unidos a fines de la década de 1990 al número cuatro en la actualidad después de Canadá, Arabia Saudita y México debido a un estancamiento de su producción, al aumento de la producción estadounidense gracias al esquisto y al deterioro de las relaciones entre Washington y Caracas.
Ramírez afirmó que su país es el mayor tenedor mundial de reservas de petróleo debido a hallazgos de crudo pesado en la década pasada, seguirá siendo un importante proveedor de Estados Unidos en las próximas décadas.
“Siempre esperamos mantener nuestras exportaciones actuales hacia Estados Unidos e incluso aumentarlas. De hecho, el petróleo de esquisto ha sido una gran oportunidad para nosotros“, dijo Ramírez en una entrevista tras reunirse con inversores y banqueros en Londres la semana pasada.
“Ahora Estados Unidos tiene una enorme cantidad de petróleo liviano que tiene que ser mezclado con crudo extra pesado, a menos que decidan cambiar todas las partes de refinación que tienen en la Costa Este. Y es claro que eso no será posible en el corto plazo”, sostuvo.
Con una inflación de un 60 por ciento, el presidente Nicolás Maduro, heredero del fallecido líder socialista Hugo Chávez, está siendo forzado a lanzar reformas económicas y a debilitar controles cambiarios, ante menores índices de aprobación.

Debido a un aumento de los costos de la deuda, el país está buscando extender los vencimientos de sus préstamos.

Ramírez prometió nuevas reformas cambiarias y en el mercado de los combustibles a los inversores, entre ellos a tenedores de bonos venezolanos, que están vigilando con atención los suministros y perfil de deuda de PDVSA como el mayor prestatario del país.