La otra Venezuela existe también: la solidaridad

 


MARACAY.- Cuarenta y seis años han pasado desde que el   ”Kingston Mines Theatre de Chicago” mostró por primera vez el musical de “Jim Jacobs y Wareren Casey”…. GREASE… un musical que posteriormente fue llevado a la pantalla grande, bajo la dirección de “Randal Kleiser”, con un desbordante éxito de público y de crítica. Hoy Grease sigue tan vigente como entonces, y, basta escuchar su música y conocer su historia para sentirnos llenos de entusiasmo y de vigor.

 

En días pasados la Casa de Italia de Maracay, nos regaló durante tres funciones, más de dos horas de un espectáculo impecable, durante el cual nos alegramos, reímos y disfrutamos, a casa llena, de la historia de este musical adaptado por Ariani Morales.

 

 

Participaron con entusiasmo y dedicación muchos de los miembros que día a día hacen vida en la Casa de Italia de Maracay; su Junta Directiva, sus deportistas, sus niñas de danza, sus especialistas de sonido y video, sus jóvenes y no tan jóvenes para contar, de una manera muy peculiar, la historia de unos jóvenes enamorados, ansiosos de libertad y apasionados del baile.

Lo bonito de todo, es el esfuerzo hecho por y para el prójimo, ya que el objetivo de este evento fue recaudar fondos para pacientes diagnosticados con cáncer.

 

Al finalizar la obra la directora Morales dirigió al público unas palabras muy emotivas para expresar su agradecimiento a todos quienes colaboraron y apoyaron, física y económicamente, a la realización del espectáculo.

Una vez más quedó demostrada la fuerza e importancia de la integración, pudimos constatar cuán grande y positivo logra ser el resultado de la unión, y sobre todo vimos que, a pesar de los tiempos duros que estamos viviendo en Venezuela, hay personas de buen corazón que hacen posible cosas maravillosas en pro de ayudar.

Como bien dijo Ariani Morales en su discurso: “A pesar de que a veces dudo, cosas como esta son las que me demuestran que estoy en el lugar correcto… Venezuela”

Yoselin Gúzman