CEV mantendrá línea crítica a la situación del país

Monseñor José Luis Azuaje aseguró que trabajarán por la dignidad humana y por una democracia participativa
Monseñor José Luis Azuaje aseguró que trabajarán por la dignidad humana y por una democracia participativa
Monseñor José Luis Azuaje aseguró que trabajarán por la dignidad humana y por una democracia participativa
Monseñor José Luis Azuaje aseguró que la Cev trabajará por la dignidad humana y por una democracia participativa

 

CARACAS – Este martes nueve de enero la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) eligió la nueva junta directiva que estará vigente durante el periodo 2018 – 2021. En el marco de la CIX Asamblea Plenaria del Episcopado Venezolano resultó electo como presidente el actual obispo de la diócesis de Barinas, Monseñor José Luis Azuaje.

En su intervención, Monseñor Azuaje instó a los líderes políticos del país a hacer caso a la palabra del pueblo que “es una voz que cada día se escucha más”. Aseguró que durante su gestión continuarán con el trabajo pastoral que realizó la pasada junta directiva, al tiempo que enfatizó que trabajarán por la dignidad humana y por una democracia participativa en el país.

El nuevo presidente de la CEV ha venido reiterando un mensaje sobre la necesidad que el pueblo se exprese para resolver los problemas que actualmente afronta el país. Durante las protestas transcurridas durante el pasado año 2017, el obispo enfatizaba en la necesidad de que sea el pueblo quien elija cual gobernante quiere y en qué medida lo quiere.

Monseñor José Luis Azuaje es licenciado en Teología Fundamental graduado en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Se ordenó como sacerdote en el año 1984 y en 1999 fue nombrado obispo por el Papa Juan Pablo II. Durante siete años se desempeñó como obispo de El Vigía y desde el año 2013 realiza las labores de obispo de Barinas.

La línea crítica de la CEV continúa

La Conferencia Episcopal Venezolana es uno de los organismos que más ha denunciado el momento de crisis que vive el país. El presidente saliente de la CEV, Monseñor Diego Padrón declaró el pasado lunes ocho de enero que la iglesia no puede mantenerse neutral ante la opresión política, social, moral o económica a un pueblo.

Monseñor Padrón también enfatizó en alertar al país sobre un proceso de convulsión social que se está desarrollando produciendo protestas y saqueos ante la escasez de alimentos y gasolina. Además indicó que el hambre no puede resolverse a través de bolsas de comida, debido a que estas son un paliativo que crea hábitos de mendicidad.