Henri Falcón pica adelante y abre la guerra de micrófonos

Falcón consideró legítimas las preocupaciones de la Mud pero aseguró que no debería rendirse ni entregarle al presidente Maduro 6 años más de Poder.
Falcón consideró legítimas las preocupaciones de la Mud pero aseguró que no debería rendirse ni entregarle al presidente Maduro 6 años más de Poder.

 

CARACAS – No hay mucha hinchada. La contienda por las presidenciales del 22 de abril es más bien un show desangelado. Sin embargo, ya los candidatos han comenzado a echar mano del parlante. Henri Falcón, candidato de Avanzada Progresista (AP), arengó a los venezolanos a “asumir y ganar” las elecciones. Se trata de una especie de sacudida. Falcón quiere romper el hielo. No le conviene el envoltorio espeso de dudas que hasta ahora trae la cosa.

“Esta elección debemos asumirla y ganarla porque los pueblos no se entregan, no se rinden, los pueblos batallan, sufren y se levantan sobre la base de la verdad de su conciencia y del esquema de vida articulada con los otros para unirnos en una sola consigna: Salvar a Venezuela“, despachó a través de los 140 caracteres, de la red social de micro blogging, Twitter.

Formalizó su candidatura ante el Consejo Nacional Electoral (CNE). Es miembro de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), eso es verdad, pero ha decidido actuar de modo unilateral. Está en su derecho. El conglomerado de partidos opositores ha dicho, hasta ahora, que no se medirá en la contienda, pero envió una misiva a Nicolás Maduro con una serie de exigencias “no negociables” que, de ser escuchadas, podrían voltear la tortilla.

De inmediato, la MUD repudió la inscripción de Falcón en lo que calibró como una “farsa electoral”. Falcón es libre de hacer lo que quiera, pero –claro- debe asumir las consecuencias: “se deslinda completamente de la Unidad”, ha sentenciado la MUD.

“Repudiamos la inscripción unilateral de Henri Falcón el día de hoy. Venezuela reclama Unidad y Democracia. Con este paso, Henri Falcón se aparta de la Unidad y del sentimiento democrático del pueblo Venezolano. No podemos convalidar un sistema electoral fraudulento. Llamamos a toda Venezuela a seguir luchando por el cambio democrático. ¡Lo vamos a lograr!”, echó a andar la MUD un grito de optimismo. Alfonso Marquina dijo que la postulación Falcón crea división dentro de la coalición opositora, e hizo votos por una eventual rectificación del ex gobernador de Lara.

El web site especializado en dinero y poder, Poderopedia, hace esta reseña de Henri Falcón: “Sub oficial retirado del Ejército y abogado. Antes de ser gobernador, fue alcalde por dos periodos consecutivos del municipio Iribarren, Barquisimeto. Ingresó a la política con el Movimiento Quinta República del ex presidente Hugo Chávez y fue miembro del PSUV hasta que en 2008 rompió relaciones con el chavismo y se pasó al partido PPT”.

No todo el mundo le cree

No todo el mundo le cree. Sus orígenes chavistas mantienen en la acera de la desconfianza a muchos opositores irrestrictos. Falcón es un hombre de acción, y ha puesto pies en polvorosa. Sus primeras declaraciones son en nombre de “millones de venezolanos que quieren empleo digno, con un salario que no sea de hambre, que le permita vivir con dignidad“. Ha dicho que la MUD cumplió un ciclo, pero es claro que no quiere mimetizarse ni por asomo con la tolda roja rojita.

Henri Falcón abrió la guerra de micrófonos y arengó a los venezolanos a “asumir y ganar” las presidenciales
Henri Falcón abrió la guerra de micrófonos y arengó a los venezolanos a “asumir y ganar” las presidenciales

“Hablo en nombre de millones de venezolanos a los que el Gobierno les prometió un paraíso y les regalo un infierno, con un modelo que fracasó, se deslegitimó y nos colocó en la condición más espantosa de miseria de los últimos 100 años”, fustigó. Es un discurso claramente oposicionista. No obstante, analistas al tanto alertan que Falcón podría resultar más de lo mismo. O sea, más izquierda radical, pero con un barniz de modernidad.

“Vamos a ganar las elecciones para mejorar la economía y asegurarle alimento y salud al pueblo venezolano, para acabar con los presos políticos en Venezuela. Seguimos librando la batalla para conquistar mejores condiciones electorales para un pueblo que quiere participar”, cerró haciendo suya una demanda muy propia de la MUD. Las garantías electorales.

En su esquina, Roy Daza –un analista internacional estrechamente vinculado a la revolución chavista-, tomó la palabra para criticar la decisión de la MUD de ir a las urnas. “Hay gente que cree que no participando puede hacer que haya más presión internacional y que puede haber una intervención pero la abstención y el bloqueo serán derrotados el 22 de abril”.

Una importante fuerza política. Eso es, para Daza, lo que nace con la postulación de Falcón. “Se puede armar una nueva coalición opositora con la que se pueden alcanzar acuerdos duraderos”, sugirió Daza. Falcón tiene claro que el que pega primero, pega dos veces, y ha tomado la iniciativa de romper el celofán. La jugada es clara: a la cabeza de un nuevo tinglado antagonista de Maduro y su gente, estaría Falcón. Ya lo dijimos. Para él la MUD cumplió un ciclo.

¿Un puñado de actores secundarios?

Pero atajemos la cosa en este punto. ¿Quiénes son a esta hora los demás candidatos? Aparte de Falcón, son los que siguen:

-Reinaldo Quijada: Ingeniero en electrónica, se vende como un “defensor del proceso revolucionario”, pero crítico con el régimen Maduro. Escribe siempre en Aporrea.

-Francisco Visconti Osorio: un ex oficial de la aviación venezolana (72 años) que se vio catapultado por el fallido intento golpista de 1992. Su candidatura pone fin a muchos años en el anonimato.

-Luis Ratti: Empresario y pastor evangélico del estado de Aragua. Jura que nos hará transitar “un camino diferente”. Claramente vinculado a Chávez y Maduro.

-Javier Bertucci: La pasada semana anunció su aspiración presidencial. Es un pastor evangélico. Pero no formalizó personalmente su candidatura ante el CNE. Lo hicieron representantes del grupo de electores Esperanza por el Cambio. Fue escrutado por los reporteros de Panamá Papers.

Pero todavía queda chance. El CNE extendió hoy por 48 horas los lapsos para recibir postulaciones de candidaturas. “Esta decisión se adopta a objeto de garantizar de forma plena el ejercicio de los derechos políticos de las venezolanas y venezolanos en el marco de la Constitución y las leyes”, se lee en un comunicado del máximo ente comicial.

Pero la Academia Nacional de Ciencias Económicas (ANCE) ha ido al grano, en medio de este toma y daca más o menos estéril: “(…) se ha producido un empobrecimiento acelerado de la población, que cobra un número creciente de vidas por inanición y por las secuelas que acarrea la severa desnutrición, así como la falta de medicamentos y el deterioro de los hospitales, en la salud del venezolano. Hoy muchos venezolanos dejan de asistir regularmente a sus trabajos porque su sueldo no les alcanza ni siquiera para pagar el transporte. Miles salen desesperados de nuestras fronteras a diario, por vías terrestres, marítimas y aéreas, por no poder subsistir en tierras venezolanas. Tan lamentable diáspora, que hoy suma unos tres millones de compatriotas afuera, es inédita en la historia patria y refleja el suplicio que a tantos afecta. Finalmente, el país ha atestiguado el aumento de los saqueos a negocios y transportes de alimentos, como a familias enteras escarbando en la basura para procurarse algo de comer.”

Eso es lo crucial acá. Levantar una tramoya rápidamente con un puñado de actores de reparto, que no hagan mucha sombra a Maduro, es cosa fácil. La realidad suele superar con creces a la ficción. Hambre, miseria, enfermedades endémicas, hampa descontrolada, y un largo pero infausto etcétera. Eso es lo que importa. La verdadera fuerza opositora está contenida en la MUD. Su ausencia de las presidenciales del 22 de abril, ya ha llamado a varios gobiernos a ponderar la contienda como “viciada de nulidad”. Esa es la almendra del asunto.

Alejandro Ramírez Morón