Petro nace en medio de ola de devaluación de las criptomonedas

El Bitcoin, la criptomoneda más empleada en el mundo, no ha resistido la barrera de los 10.000 dólares, y se devaluó ayer 8.85%, para colocarse en 9.874 dólares.
El Bitcoin, la criptomoneda más empleada en el mundo, no ha resistido la barrera de los 10.000 dólares, y se devaluó ayer 8.85%, para colocarse en 9.874 dólares.

CARACAS – La era de las criptomonedas parece acercarse –más bien- a su fin. La más usada de ellas, ha sido sin duda Bitcoin. Ayer se devaluó 8.85%, para situarse en 9.874 dólares, lo que demuestra que no resistió la barrera de los 10.000 dólares. Hace poco Visa bloqueó operaciones en Europa con Bitcoin, que ya se acerca a tu techo de emisión.

Pero en la bolsa Bitfinex se desvalorizó 9,7% hasta los 9.775 dólares, y en OKEx cayó un 9,24% hasta los 9.794 dólares. Casi todas se desploman: en cuanto a las criptomonedas alternativas, ethereum bajó un 9% hasta los 745,36 dólares; ripple, un 8,44% hasta los 0,86 dólares, y bitcoin cash un 8,56% hasta los 1.093 dólares.

El petro: simple emisión de deuda

Hace poco, la gestión Maduro lanzó el Petro, mercadeado como su propia Criptomoneda. Analista al tanto dicen que no es tal cosa. ¿Por qué? Las criptomonedas suelen circular en mercados muy cerrados y privados, sin estar amarradas en modo alguno a los entes emisores, ni a la banca, ni a los Gobiernos. El Petro –dijo Nicolás Maduro- estará respaldado por petróleo de la Faja del Orinoco. Un economista de calibre de Leonardo Buniak, ha dicho lo que sigue: “es emisión de deuda”.

El presidente Conindustria, Juan Pablo Olalquiaga –un curtido hombre de la industria química-, considera que el Petro es un nuevo mecanismo de endeudamiento, ilegal porque no ha sido oficializado por el Parlamento. “Crear una moneda sobre la base de reservas petroleras no es sino una forma adicional de endeudar al país (…) Así que tenemos un endeudamiento ilegal y el que lo compre no sabrá si va a poder recuperar los fondos que puso”.

Olalquiaga –si vamos a los primeros párrafos de este despacho- advirtió que la creación de una nueva moneda no está exenta de una nueva devaluación.

“La confianza que hay en las monedas reposa en la seriedad de los emisores, en este caso el gobierno venezolano ha demostrado ser un emisor muy poco serio y ha devaluado el bolívar de Bs 500 por dólar que recibió el presidente Hugo Chávez a los 40 millones de bolívares que da la tasa del Dicom pero a una tasa que se multiplica 8 veces eso si te vas a mercado negro no permitido”.

El socio director de Ecoanalítica, Alejandro Grisanti, considera que el Petro no será sino debut y despedida. Le hace recordar al Sucre, la moneda concebida por el Gobierno para los mercados del ALBA, hoy totalmente desparecida.

“A nadie en Nueva York o París le interesa una criptomoneda respaldada por petróleo venezolano que todavía está bajo el subsuelo”, se ha decantado por una redacción lapidaria. El futuro del Petro no parece muy alentador.