César Aristimuño estima inflación de 18.733% para 2018

El economista manifestó que el panorama económico del país para este año se verá marcado principalmente por el escenario electoral y la falta de medidas que corrijan las causas de la hiperinflación

CARACAS – César Aristimuño, economista y presidente de la firma Aristimuño Herrera & Asociados, indicó que la proyección inflacionaria para 2018 es de 18.733% y aseguró que “la historia ha demostrado que no hay Gobierno que tolere hiperinflación”.

Según expresó el economista, para que la economía sea sostenible debe haber una entrada y salida constante de dólares que este momento no existe.

En este sentido, el escenario no parece ser positivo. De acuerdo con el experto, la escasez de divisas cada vez se hará más grave debido a las sanciones contra el Gobierno que ya no son solo de Estados Unidos, sino también de la Unión Europea.

“Dependemos básicamente de 9.000 millones de dólares este año para importaciones. Esto solo va a traer como consecuencia más inflación porque habrá menos oferta de productos y más dinero inorgánico en la economía”, señaló.

El Petro

Con respecto al criptoactivo venezolano, Aristimuño aseguró que “será un medio de pago más (…) una unidad de cuenta que convivirá con el bolívar”.

Desde su punto de vista, el Petro es una estrategia del Gobierno y forma parte de una reforma monetaria que busca impulsar el Estado “a su manera”.

De igual manera, el presidente de Aristimuño Herrera & Asociados indicó que se debe tener cuidado con las monedas comunales porque se podrían convertir en un banco central paralelo sin regulaciones.

El informe mensual de su firma expone que en 2012 Venezuela importaba aproximadamente 60 millardos de dólares en elementos. En la actualidad, esa cifra pasó a 12,057 millardos de dólares, lo que se traduce como menos capacidad del Estado para importar.

En cuanto a la deuda externa y la de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), Aristimuño indicó que el Estado deberá pagar 8 millardos de dólares aproximadamente y ya debe 2,6 millardos por la misma escasez de divisas.