Organizaciones de índole electoral ven presidenciales con malos ojos

Directora del Cepaz asegura su llamado electoral no es un llamado a votar sino a participar en todo el proceso para verificar las irregularidades
Directora del Cepaz asegura su llamado electoral no es un llamado a votar sino a participar en todo el proceso para verificar las irregularidades

CARACAS – La Red Electoral Ciudadana, organización conformada por el Observatorio Global de Comunicación y Democracia, Voto Joven y el Centro de Justicia y Paz (Cepaz); calificó como engaño el acuerdo firmado ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) por las organizaciones políticas que participarán en las elecciones presidenciales que se realizarán el 20 de mayo.

Beatriz Borges, directora del Cepaz, asegura que el acuerdo contempla puntos que ya están establecidos en la ley y que además, el CNE ha incumplido. A esto agrega, que considera importante la participación de los electores en los comicios para registrar y denunciar las irregularidades del proceso. Afirma que esto no se trata de un llamado al voto.

En el marco de la rueda de prensa ofrecida por la Red Electoral Ciudadana, se presentó una iniciativa llamada “la candidata perfecta” que busca que el electorado sea observador y defensor del voto. Esta “candidata” busca la transformación del país hacia una “verdadera democracia” y que refleje un mensaje con las exigencias que plantea la sociedad civil y con las normas previstas para los comicios en la ley.

OEV también denuncia irregularidades

Como parte de las elecciones presidenciales a realizarse próximamente, el Observatorio Electoral Venezolano (OEV) realizó un estudio comparativo entre las elecciones del 20 de mayo y las parlamentarias del año 2015. El primer punto que toca el estudio es la fase de postulaciones, que en 2015 tomó 159 días comprendiendo 25 actividades, mientras que en 2018 se redujo a 16 actividades en 17 días.

Otro hecho resaltante son los lapsos constitucionales que se respetaron en las parlamentarias y que para la organización esto no se está repitiendo. En 2015 hubo seis meses de diferencia entre convocatoria y comicios, mientras que las presidenciales “se convocaron con premura  caracterizadas por adelantos y aplazamientos sin justificaciones del árbitro (…) violando con ello la Ley Orgánica de Procesos Electorales (Lopre)”.