Ricardo Cusanno: “No tomar medidas ya prolongará la crisis humanitaria”

El primer VP de Fedecámaras relata cómo el INE no divulga cifras del empresariado desde 2014, pero ya en ese año los números no eran nada alentadores. Proponen reactivar el aparato productivo, buscar financiamiento internacional y subsidiar al consumidor, mientras se resuelve en la escala estructural esta crisis, que –piensa- clama al cielo por ayuda humanitaria.
El primer VP de Fedecámaras relata cómo el INE no divulga cifras del empresariado desde 2014, pero ya en ese año los números no eran nada alentadores. Proponen reactivar el aparato productivo, buscar financiamiento internacional y subsidiar al consumidor, mientras se resuelve en la escala estructural esta crisis, que –piensa- clama al cielo por ayuda humanitaria.

CARACAS – Ricardo Cusanno proviene de una tradicional familia del sector hotelero. Su padre es el dueño del célebre hotel El Conde, en las adyacencias del Capitolio, lugar de recalada –desde siempre- de la clase política local, que va hasta el sitio a conversar acuerdos, y, cómo también a cerrarlos.

Estuvo al frente de Conseturismo. De rasgos romos y profusa barba, hoy funge como primer Vicepresidente de Fedecámaras. Es abogado de la Santa María (1998), y tiene una especialización en Derecho Corporativo por la UNIMET (2000-2001).

En la red social reina en networking, LinkedIn; figuran entre sus aptitudes: Negociación, planificación estratégica, relaciones públicas, estrategia empresarial, redes sociales, plan de negocios, entre otros. Ha echado a andar el proyecto Fedecámaras Radio, con el cual el conglomerado de empresas privadas ha tenido gran resonancia.

Al asumir en 2017 su nuevo rol en Fedecámaras dijo a la prensa lo que sigue:

El primer VP de Fedecámaras, Ricardo Cusanno, cree que urge recibir en el país la ayuda humanitaria que tanto han ofrecido los países hermanos
El primer VP de Fedecámaras, Ricardo Cusanno, cree que urge recibir en el país la ayuda humanitaria que tanto han ofrecido los países hermanos

“Los planes están en darle continuidad y expansión a los que ya tenemos seis años trabajando que es generar herramientas técnicas y profesionales para que las cámaras de base y el empresario que hace vida en cada una de las regiones tengan posibilidades de construir mucha más producción, de tener conceptos actualizados, estadísticas e información”.

En la red social de micro blogging del pajarito azul, Twitter, su cuenta es @ricardocusanno. Su BIO es la que sigue: “1er VP @Fedecamaras, Empresario, gremialista practicante, convencido que un país con empresa privada sana tiene ciudadanos viviendo en Progreso y Bienestar”. ¿Su más reciente tweet al cierre de esta edición? El que sigue: “Ganar dinero producto de tu trabajo, emprendimiento, empresa para luego jubilarte y vivir de renta de propiedades e inversiones es la meta que debería regir las políticas públicas de cualquier gobierno creando oportunidades para los ciudadanos #Competitividad #LibreMercado”.

Cusanno conversó con La Voce d’Italia sobre el estatus de nuestras actividad privada hoy, sus principales problemas, las posibles soluciones, y cómo se ve en el horizonte para él lo que nos viene en este complejo año 2018, que va entra en el segundo cuatrimestre.

Cifras muy poco alentadoras

Cusanno expone que las cifras disponibles son de 2014, que es hasta donde actualizó el INE.

“Hoy tenemos 320 mil empresas, pero en 1998 teníamos 620 mil; es una merma de 50%, por no decir que en Colombia hay 5 millones de empresas”, nos cuenta.

Y ofrece pormenores:

“En el sector Industria bajamos de 12 mil empresas a 3200, de las cuales 700 son del Estado; esto es más de lo que tiene Brasil, que es un país con un territorio mucho mayor, lo mismo que la densidad poblacional. Estas 3200 empresas operan a 30% de su capacidad. O sea, menos de 12% de lo que operaba en 1998. Entre 2007 y 2008 comenzó la caída de la producción. Cierres de empresas, expropiaciones, el cerco legal, etcétera”.

El experto relate que en ese momento (2007-2008) se podía mantener la ilusión de país porque estábamos en un boom petrolero.

“El Gobierno se mantuvo captando personal en las misiones, aumentando nómina de Pdvsa, etcétera.

¡En el sector Comercio y Servicios – es el dato alarmante – se está operando a menos de 30% de la capacidad instalada. No hay productos nacionales, pero tampoco importados. Sólo entre 2011 y 2012 se habló de 60 mil millones de dólares en importaciones”.

En cuanto al sector Agrícola, avanza la fuente, se produce hoy a 20% de la capacidad instalada. El Estado monopolizó los insumos, las semillas, los fertilizantes, los insecticidas, entre otros. Hay un severo control de las tierras, está todo el tema laboral, los jornaleros pagan en efectivo, y ya se sabe la crisis que hay en este sentido.

El primer VP de Fedecámaras indica que en el sector Ganadería, hoy tenemos un tercio de los números que teníamos. Se supone que debe haber entre 1 y 1.5 cabezas de ganado por habitante. Con esto, debíamos tener 30.000.000 de cabezas de ganado al menos. No tenemos ni 11 millones.

“Estos números no se habían visto desde la Guerra Federal o la Guerra de independencia”, un mohín de asombro le atenaza el rostro.

En cuanto al sector Turismo, que es la especialidad de Cusanno, no dice que más de 60% de la flota nacional de aviones está detenida en tierra. Vetusta, canibalizada, sin repuestos. En cuanto a la flota internacional, teníamos cerca de 35 aerolíneas importantes, y ahora sólo nos quedan 8. Recién entraron dos nuevas (una de ellas la española Plus Ultra), pero con muy poca regularidad de vuelos.

“Tenemos la misma frecuencia de Costa Rica, que es un país mucho más pequeño. O sea, dos vuelos semanales. Los grandes nombres que posicionaban la marca Venezuela se han ido – asevera Cusanno -. En Fedecámaras, claro, siempre estamos haciendo Lobby internacional. Sostenemos de forma permanente encuentros con cámaras empresariales de otros países, los demás países están en contacto con Fedecámaras porque siempre tuvieron negocios acá, pero en esas reuniones más que proyectar futuro, lo que hacemos es apagar incendios”.

En permanente “lobby” internacional

“Nuestra lucha en Fedecámaras es la defensa de la actividad privada, y en eso tratamos de ser propositivos. No nos hemos reunido recientemente con el FMI; pero sí con el BID o el BM. Nuestras relaciones con el Gobierno son casi nulas. Hace poco nos reunimos con MinTrabajo, con ocasión de la comisión de la OIT que iba a venir, y luego no vino. También nos sentamos no hace mucho con el ministro Pérez Abad”, coloca en el centro de la Diana.

Y nos cuenta lo que pasa de verdad:

“Es posible que haya puntos de consonancia, pero no bien se choca con la ideología del Gobierno, o se contradice la opinión de una sola persona, todo se tranca allí. Lógicamente, cada cámara se reúne con las autoridades del Gobierno que regulan su área, y lo mismo pasa en las regiones. Si no se logra un cambio sistemático y estructural no se hace nada.

Tenemos varias propuestas:

  • Es inevitable aceptar la ayuda humanitaria. Dos de cada 10 arepas que se consumen acá, apenas, cuentan con el maíz producido en Venezuela. En medicinas, 95% de los productos para cardiopatías está faltando.
  • Hay que reactivar el aparato productivo.
  • Hay que buscar financiamiento internacional.
  • Hay que sellar acuerdos de pago con los proveedores, sin cancelar en el momento. La idea es que llegue materia prima.
  • Traer productos terminados para atacar el desabastecimiento.
  • Subsidiar al usuario y no al productor. Sólo así se puede sincerar los costos. Esto hay que hacerlo por un tiempo. Por ejemplo, la gasolina tiene precios irrisorios.

Venezuela tiene frontera con dos países, y si no se balancean las economías, es imposible evitar el contrabando. También hay que tomar medidas en: lo monetario, lo fiscal y lo cambiario. Esto hay que irlo haciendo mientras se mantienen los subsidios citados. La idea es recuperar el poder adquisitivo de la moneda”.

Se van desmontando los subsidios. Ya al haber reactivado el aparato productivo, el comercio, etcétera, se levanta la ayuda humanitaria. ¿Para qué? Para que la gente por sí misma, con su trabajo, con sus negocios, se haga cargo de sus necesidades. Para todo lo anterior se precisa un gran consenso nacional, piensa Cusanno.

Dispara que la Academia es clave para formar profesionales, también las empresas se pueden nutrir –para sus negocios- de las universidades. A los estudiantes hay que formarlos en un esquema productivo, opina la fuente, y no proteccionista.

“Es importante atender los estándares de la OIT. Por lo tanto hacen falta políticas laborales y salariales. La empresa debe ser más competitiva y productiva”.

La emergencia humanitaria

“Este año que corre nos enfrenta a una serie de problemas coyunturales y estructurales. La caída de la producción, el cerco legal, etcétera. Tenemos una emergencia humanitaria, que se refleja en la pérdida de la salud del venezolano, pérdida de vidas, pérdida de la posibilidad de educar bien a nuestros hijos, falta de comida, etcétera. Este año no pinta nada bien”, frunce el entrecejo.

Opina que no se están tomando las medidas adecuadas. Se sigue ejerciendo el poder, pero sin gobernar.

“Los resultados en políticas públicas lo demuestran: la falta de seguridad ciudadana, el caos de la economía, etcétera. Tenemos un escenario de hiperinflación, pero sin productividad.

Cusanno: "Tenemos una emergencia humanitaria, que se refleja en la pérdida de la salud del venezolano, pérdida de vidas, pérdida de la posibilidad de educar bien a nuestros hijos, falta de comida, etcétera".
Cusanno: “Tenemos una emergencia humanitaria, que se refleja en la pérdida de la salud del venezolano, pérdida de vidas, pérdida de la posibilidad de educar bien a nuestros hijos, falta de comida, etcétera”.

Seguimos en un entrampamiento ideológico, con el modelo seudo comunista. Tenemos muchos años en caída, pero los procesos de hiperinflación no suelen pasar de 2 o 3 años. Esto es un punto positivo. Mucho menos en estanflación”, analiza el portavoz.

No se conoce en toda la historia –garantiza Cusanno- un país con más de 4 años de caída del PIB: en todos los casos han tenido (estos países) que cambiar de modelo.

“Esta es la única esperanza. Caso contrario, la crisis humanitaria puede extenderse por el tiempo que el sistema político así lo decida”, remata.

Vienen las presidenciales el 20 de mayo, y ya el Frente Amplio Venezuela Libre ha llamado a no votar, ni reconocer los resultados que arroje el CNE. Fedecámaras forma parte de este nuevo tinglado conformado por lo mejor de nuestra Venezuela. Hay que esperar el desenlace de las noticias, en las semanas sub siguientes, pero –a partir de lo dicho en los párrafos anteriores por Cusanno- no es difícil entender algo: urge tomar medidas muy serias de inmediato. Ojalá.

Alejandro Ramírez Morón

 

Condividi: