Comienzan los despachos desde el limbo de las encuestadoras

Hinterlaces da hoy como ganador a Nicolás Maduro en las presidenciales del 20 de mayo, con 52%, por encima de Henri Falcón (AP)
Hinterlaces da hoy como ganador a Nicolás Maduro en las presidenciales del 20 de mayo, con 52%, por encima de Henri Falcón (AP)

CARACAS – El mundo de las encuestadoras es sui generis, por decir lo menos. Hay que tomar con pinzas la data, y seleccionar con criterio de curador de museo aquello en lo que se va a creer o no. Han circulado hoy un par de informes de firmas disímiles. Hinterlaces, con Oscar Schemel al timón, ha dicho que 52% de los consultados por su sondeo votaría hoy por Nicolás Maduro (candidato del PSUV, a por la reelección), y que el outsider Henri Falcón (AP) ha visto una merma de 10% en la intención de voto. El pastor evangélico, Javier Bertucci –señalado por los reporteros de Panamá Papers- ha experimentado recién un leve repunte, dice Hinterlaces.

Evitemos hablar de generalidades. La pregunta fue esta: ¿por quién votaría como presidente de la República? Los resultados fueron estos: Nicolás Maduro (52%), Henri Falcón (22%), Javier Bertucci (14%), otros (1%);  11% no sabe o no responde. A Schemel se le señala por tener un perfil inclinado hacia el oficialismo, y, en medio de un ambiente de encuestadoras en el que ninguna posee una férrea credibilidad, precisamente, Hinterlaces es vista con recelo desde la gradería de opositores conspicuos. Pero hay quien no presta tanta atención, y lo toma como un dato más.

Pregunta número dos: ¿quién elegiría entre Nicolás Maduro y Henri Falcón? La respuesta: 57% lo haría por el primero –un tradicional dirigente de izquierda, formado píamente bajo la égida de los Castro-; 33% señaló al segundo (Falcón viene del chavismo, saltó la talanquera, y corre tras el propósito de fundar una oposición desde cero, en la cual él mismo sea cabecilla); 10% no votaría por estas dos opciones, no sabe o no responde.

El estudio concluye que la vocería de Falcón ha sido dispersa, o indisciplinada, digamos. Una vocería múltiple que genera confusión. Para Hinterlaces, Bertucci (Esperanza por el Cambio), crece un poco en virtud de su cierta imagen independiente, su verbo leve sin agresiones, y un brío que le viene del sector evangélico, que lo apoya después de todo.

¿A quién creerle realmente?

Lo cierto es que uno no sabe si estamos ante ideas incubadas. Ante una encuesta pret-a-porter. O sea, Oscar Schemel ha estado claramente vinculado al movimiento madurista, y –si bien no conocemos la ficha técnica de la investigación- cabe fijar distancia, porque es claro que la MUD no presentó candidatos, y allí estaba realmente el pulmón que le apagaría de verdad el fuego al presidente Maduro, con un soplo o cuando mucho dos.

Hinterlaces bien puede estar bautizando a uno y a otro, de modo confirmar y dar primera comunión a una matriz de opinión pública que se refleje en las boletas electorales el 20 de mayo a favor de Maduro.

En su trinchera, Datanálisis fue en algún momento una firma claramente identificada con la oposición. En cierta medida, lo sigue siendo, pero Venezuela no es la misma, y Datanálisis tampoco. Un politólogo de alto calibre, como John Magdaleno, dirigió por 7 años la principal encuesta de esta firma, lo que invita –claro- a confiar en sus números, en todo caso.

Su director, Luis Vicente León ha remarcado hoy la desconfianza que hay en el proceso electoral del 20 de mayo, que no sólo elegirá presidente, sino consejos legislativos estadales y municipales. La intención inicial del Gobierno era agenciar una gran mega elección express, que matara a todos los pájaros necesarios con un solo tiro, pero eso se atajó oportunamente.

Datanálisis habla de desconfianza y eso es más creíble, es decir, parece más alineado con el sentido común, que es el más común de los sentidos, y, lógicamente, él que permite atinar con más frecuencia. La población “no quiere” votar en los próximos comicios. Eso recoge Datanálisis.

León, quien viene de Harvard, y ha estado en el aula con un emblema como el profesor emérito Michael Porter –un liberal que ha propuesto la Creación de Valor Compartido-, por ejemplo, ha hecho shows de comedia con Laureano Márquez, pero nadie puede decir que habla al voleo: “solo 30%, es decir un tercio de la población, está convencida de que quiere votar”, ha echado por la borda todo rastro de imprecisión. Eso es una cifra bastante baja.

LVL: Maduro saldría hoy con los votos

Shirley Varnagy lo ha tenido en su espacio de radio: “la mayoría de las personas que encuestamos creen que el presidente (de la República, Nicolás) Maduro se mantendrá en el poder después del 20 de mayo”, disparó a quemarropa. Y fue al centro del corazón: “75% de los venezolanos votaría en contra de Nicolás Maduro”. Más claro no canta un gallo.

León no ha querido dejar de cerrar filas en torno a alguien en específico: “si la población votara, Henri Falcón ganaría estas elecciones”
León no ha querido dejar de cerrar filas en torno a alguien en específico: “si la población votara, Henri Falcón ganaría estas elecciones”

“Esta elección no va a reflejar el deseo de la población venezolana”, sería –según Datanálisis, donde la política es monitoreada realmente por José Antonio Gil Yépez- la causa de la cifra escrita en párrafos anteriores.

Habría tres bloques ahora mismo: chavistas, opositores e independientes. Los últimos, dijo León, representan 45% de los ciudadanos, quienes “previamente eran chavistas y abandonaron a Maduro”.

Es algo muy razonable, léase bien. León no ha querido dejar de cerrar filas en torno a alguien en específico: “si la población votara, Henri Falcón ganaría estas elecciones”. Por esto, pondera como una tontería abstenerse.

“Él tendría la capacidad de conseguir votos contra Maduro, pero hay un gran grupo de venezolanos que no quiere votar”, se ha encogido de hombros, y ha fruncido el entrecejo.

De rasgos angulosos, voz fina como una navaja, y gafas de pasta siempre caladas sobre la nariz aguileña, León concedió a Varnagy un momento reflexivo: “en la Venezuela de hoy nos hace falta un amor profundo. No podemos olvidar nuestras raíces (…) ojalá esos venezolanos en el exterior regresen y traigan con ellos ese mundo moderno que están experimentando fuera de nuestras fronteras”. Es verdad. No deja uno de lamentar con lo que pasará el exterior con los sufragios.

Este es el universo singular de las encuestadoras. Hinterlaces y Datanálisis tienen sus esquinas, sus porristas, no puede uno decir que una u otra carezca del todo de consistencia. ¿Qué es lo crucial acá? Los que compran una data, no compran la otra, y eso conforma dos Venezuela opuestas, pero coincidentes en el mismo territorio. Hay un ensordecedor silencio. Y el sonado black out informativo, tiene su más palmaria expresión en esta data divorciada per se, que en cualquier caso influye, y habla de modo esclarecido del país que tenemos: nonsense. Cada quien por su lado.

Alejandro Ramírez Morón

Condividi: