Paralizada producción de gasolina en Amuay

Por bajos inventarios de uno de sus principales componentes, la refinería más grande de Venezuela detuvo su producción. La planta de coquificación también quedó fuera de servicio el lunes, tras reiniciar operaciones el martes de la semana pasada después de estar seis meses paralizada.
Por bajos inventarios de uno de sus principales componentes, la refinería más grande de Venezuela detuvo su producción. La planta de coquificación también quedó fuera de servicio el lunes, tras reiniciar operaciones el martes de la semana pasada después de estar seis meses paralizada.

CARACAS – La unidad de craqueo catalítico de la refinería Amuay, la más grande de Venezuela, detuvo su producción por bajos inventarios de uno de sus principales componentes, afimaron ejecutivos de Pdvsa.

La planta de Amuay ubicada en Paraguaná, estado Falcón, es clave en la producción de gasolina, pero al quedarse sin el insumo VGO (gasóleo de vacío), verá limitada la producción de combustibles terminados.

Según informó otra fuente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), se bajó la carga de gasóleo de vacío a la Unidad de Craqueo Catalítico Fluidizado para redirigir el producto a la unidad de producción de gasolina de la refinería El Palito, con capacidad de procesar unos 146.000 barriles de petróleo por día (bpd).

“Se les agotó lo que tenían en tanques y como también hay problemas en plantas destiladoras, como planta 2 y planta 4, sacaron fuera de servicio catalítica, la planta no puede trabajar”, señaló otro trabajador para la agencia de noticias.

La planta de coquificación retardada de Amuay también quedó fuera de servicio el lunes, tras reiniciar operaciones el martes de la semana pasada después de estar seis meses parada.

Junto con la planta vecina Cardón, Amuay integra el Centro de Refinación Paraguaná (CRP), uno de los mayores del mundo con capacidad para procesar 955.000 bpd.

Venezuela es un importante productor de crudo, pero su bombeo ha disminuido en los últimos años. Recientemente el Gobierno firmó acuerdos con siete empresas privadas para apuntalar su bombeo en un plan que se extenderá a 14 campos petroleros.

El circuito venezolano de refinación y mejoramiento de crudo opera de manera intermitente por fallas de unidades, incidentes, falta de insumos y de mantenimiento, en momentos en que la petrolera venezolana busca incrementar su producción.