Victoria de Stefano recibió Orden de Cavaliere della Repubblica Italiana

La escritora, quien también fue finalista en el año 1998 del premio Rómulo Gallegos, recibió entre amigos, familiares y colegas, sus insignias y certificado en un emotivo acto que se llevó a cabo en la Residencia del Embajador de Italia en Venezuela, Silvio Mignano
La escritora, quien también fue finalista en el año 1998 del premio Rómulo Gallegos, recibió entre amigos, familiares y colegas, sus insignias y certificado en un emotivo acto que se llevó a cabo en la Residencia del Embajador de Italia en Venezuela, Silvio Mignano

CARACAS – En el marco de la 18ª Semana de la Lengua Italiana en el mundo, que se lleva a cabo en Caracas, la residencia del embajador Silvio Mignano, sirvió de escenarios para hacer entrega de la “Ordine di Cavaliere della Repubblica Italiana” a la escritora, ensayista y filósofa Victoria De Stafano.

La Orden al Mérito de la República Italiana que se entrega en representación del presidente de la República, Sergio Mattarella, es la primera y más importante de las condecoraciones que trata de recompensar los logros adquiridos para la nación, en el campo de las ciencias, las letras, las artes, el deporte, la economía y en el ejercicio de los cargos públicos.

Asimismo, es considerado para enaltecer la labor de quienes desarrollen  actividades caritativas y con fines sociales, filantrópicos y humanitarios, y para distinguir a quienes realicen servicios destacados a lo largo de su carrera civil o militar.

Victoria de Stefano, una italo venezolana nacida en Italia que llegó a Venezuela a la edad de 6 años, es la primera mujer en el país en recibir dicha distinción, y fue reconocida por su destacada trayectoria como profesora y escritora de ensayos y novelas, de más de 10 publicaciones.

 

Siempre activa

De Stafano, indicó que cuando recibió la notificación por parte del Embajador quedó muy sorprendida y no sabía de qué se trataba, pero cuando le explicaron que era el máximo honor que daba el Presidente, comprendió y se sintió muy honrada.

Señaló que empezó a escribir en español desde muy joven y está muy agradecida al ser reconocida por su trabajo literario y como docente de las escuelas de filosofía y arte de la UCV, después de tantos años.

Dijo que aunque ya no da clases, siempre está activa y acaba de terminar un libro que espera poder publicar este año, a pesar de todas las dificultades.

“Actualmente estoy escribiendo otro libro pero no sé cuando lo termine, porque si no escribo, qué hago… no puedo matarme, debo hacerlo bien” afirmó-.

Indicó De Stefano que es una persona formada en la literatura y tiene unas líneas literarias que debe seguir al trabajar, entre ellas debo sentarme todos los días a escribir y producir.

Orgullo italiano

Por su parte el Embajador Mignano destacó que Victoria de Stefano tiene una excelente calidad de narradora y es uno de los casos más admirables, pues ha sido además formadora de muchas generadoras en su aporte como profesora universitaria a la sociedad.

Dijo estar complacido de que la casa de Italia se abra a tanto talento y mentes abiertas e intelectuales de este país, donde la cultura y creación está en la manos de tanta gente valiosa.

Reconocer a esta italo venezolana nacida en Rimini en un gran honor, sobretodo porque ella ha dado un gran aporte a la literatura venezolana, latinoamericana y contemporánea.

Destaco que además  De Stefano es colaboradora permanente de la Embajada y del Instituto Italiano de Cultura, por lo que se siente honrado de haberle entregado ese valioso reconocimiento, firmado por el presidente de Italia y por el Consejo de Ministro bajo el número de la Orden de Cavaliere 9174, serie sexta.

La escritora, quien también fue finalista en el año 1998 del premio Rómulo Gallegos, recibió entre amigos, familiares y colegas, sus insignias y certificado en un íntimo y emotivo acto que se llevó a cabo en la Residencia del Embajador de Italia en Venezuela.

Victoria de Stefano, es egresada de la Escuela de Filosofía de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en 1962 y su trabajo literaria comprende obras como “Lluvia”, “El desolvido”, “Sartre y el marxismo”, “La noche llama a la noche”, “Poesía y modernidad: Baudelaire”, “El lugar del escritor”, “Cabo de vida”, “Paleografías”, “La refiguración del viaje”, “Pedir demasiado”, “Diarios 1988-1989” e “Historias de la marcha a pie”, novela finalista del Premio Rómulo Gallegos en 1998.

Letizia Buttarello