Venezuela considera ilegales las nuevas sanciones de Estados Unidos

El gobierno venezolano salió al cruce de las sanciones económicas que Washington impuso.
El gobierno venezolano salió al cruce de las sanciones económicas que Washington impuso.

CARACAS-La vicepresidenta Delcy Rodríguez sostuvo que las acciones del Departamento del Tesoro de EE.UU. son unilaterales porque las impone un gobierno de forma abusiva, e ilegítimas porque no tienen legalidad alguna.

Venezuela consideró ilegales las nuevas sanciones de Estados Unidos contra varios ciudadanos y entidades por presunta corrupción ligada al gobierno de Maduro, entre ellas el dueño de la televisora privada  Globovisión.

Delcy Rodríguez manifestó que el único que puede imponer sanciones internacionales es el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Estamos hablando de medidas arbitrarias porque no están contempladas en ninguna ley internacional”, dijo la vicepresidenta del país.

Washington incorporó a su lista de sancionados a siete personas y a una veintena de entidades, incluido el millonario dueño del canal televisivo Globovisión, Raúl Gorrín, por supuesto fraude de las arcas venezolanas a través de ilícitos cambiarios.

El listado ya contenía el nombre del presidente socialista Nicolás Maduro y varios funcionarios venezolanos, entre ellos Rodríguez.

La nueva lista se publica a tan solo dos días de que el mandatario asuma para un segundo período (2019-2025), desconocido por la Casa Blanca, la Unión Europea y varios países latinoamericanos.

Las autoridades norteamericanas identifican a Gorrín como socio del venezolano Alejandro Andrade, exescolta del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), quien el pasado 27 de noviembre fue condenado a 10 años de cárcel tras declararse culpable de recibir 1.000 millones de dólares en sobornos cuando fue presidente de la Oficina del Tesoro.

Andrade también admitió haber lavado en Estados Unidos las ganancias del fraude, que consistía en asignar divisas a tasas bajísimas a empresarios cercanos al gobierno.

Por su parte dirigentes opositores al gobierno venezolano denuncian que Gorrín habría aumentado su fortuna con esos fondos, lo que le habría permitido hacerse con el control de la televisora Globovisión en 2013.