Economía venezolana podría caer 8% según Banco Mundial

El colapso económico en Venezuela se ha profundizado y no hay hasta ahora indicadores que prueben que la reconversión monetaria del 2018 tuviera un impacto positivo sobre la dinámica hiperinflacionaria actual
El colapso económico en Venezuela se ha profundizado y no hay hasta ahora indicadores que prueben que la reconversión monetaria del 2018 tuviera un impacto positivo sobre la dinámica hiperinflacionaria actual

CARACAS – El Banco Mundial (BM) informó que el desempeño de Latinoamérica en 2018 influyó sobre la situación en Venezuela, pues se registró una contracción de la economía de 18%, mientras que Argentina tuvo una retracción de 2,8%.

Ninguna de estas economías logrará salir de la recesión este año y para Venezuela el pronóstico es una caída del 8,0% y para Argentina una contracción del 1,7%, indica el informe de la organización, el cual afirma que ambas cifras se sitúan por debajo de lo que había previsto en junio el BM para este año, con una degradación de 1 punto para Venezuela y de 3,5 para Argentina.

“El colapso económico en Venezuela se ha profundizado y no hay indicaciones de que la última reconversión de la moneda tuviera un mayor impacto en la dinámica hiperinflacionaria actual”, dijo el Banco Mundial.

Indicó que Latinoamérica crecerá 1,7% en 2019, después de que el año pasado la expansión tuvo un nivel débil apenas de 0,6% por los efectos de la crisis en Argentina, la huelga de camioneros en Brasil y la situación en Venezuela.

Mientras tanto, el crecimiento regional para 2019 se estimó en 1,7%, 0,6 puntos porcentuales menos que lo proyectado previamente. Para 2020, el BM concibe un crecimiento de 2,4% y de 2,5% para 2021.

El Banco espera que el crecimiento comience a repuntar a 1,7% en 2019, a medida que la expansión se acelere en Brasil y la recesión en Argentina comience a ceder.

En su informe sobre Previsiones para la Economía Mundial, la institución señala que el crecimiento se ha debilitado, las tensiones comerciales siguen siendo altas, varios países desarrollados han experimentado estrés financiero y los riesgos en el panorama se han incrementado, pues la mayoría de las naciones, excepto Bolivia, Chile, Colombia y Perú, enfrentan un panorama menos favorable de lo que pronosticaba en junio de 2018.

La institución advirtió que sigue habiendo en el panorama riesgos de un deterioro de las condiciones, con una mezcla de factores como la subida de las tasas en Estados Unidos, la apreciación del dólar y el debilitamiento del apetito de los inversores por los mercados emergentes, reseñó AFP.

Factores de riesgo

Asimismo, las principales amenazas incluyen un mayor endurecimiento de las condiciones financieras externas, una subida adicional de la incertidumbre sobre las políticas comerciales internacionales y una desaceleración del crecimiento global que va a limitar el crecimiento de las exportaciones.

La región enfrenta además riesgos intraregionales e internos, como un contagio de una contracción más fuerte de lo esperado en Argentina y en Venezuela y la persistente amenaza de desastres naturales y condiciones meteorológicas extremas.

Por otra parte, la ola migratoria venezolana por la crisis de ese país puede generar efectos indirectos en la región, pero que, en el mediano y largo plazo, en Colombia, podría impulsar el crecimiento por la mayor disponibilidad de mano de obra y el alza del consumo y la inversión.

Respecto a las naciones petroleras, el BM pronostica que los precios permanecerán estables por los dos próximos años alrededor de los 67 dólares, limitando potencialmente los ingresos por las exportaciones de estas economías.