Falta de agua en Venezuela es peor a la oscuridad

CARACAS – Venezuela sigue padeciendo las consecuencias del peor apagón de su historia, y aunque ya se ha restablecido la electricidad en gran parte del país, a pesar que muchos estados pasan de las 112 horas sin electricidad, la falta de agua se agrava y pasa ahora a ser el problema principal.

Largas filas se erigen por espera de camiones cisterna que distribuyan el preciado líquido, en las regiones de Caracas y del resto del territorio donde el bombeo aún no se estabiliza y persiste el racionamiento.

Aunque la mayor parte de Caracas ha recuperado la electricidad, regiones como Mérida, Táchira, Trujillo, Zulia y Apure, aún tienen amplias zonas sin energía eléctrica, luego que ocurriera el pasado jueves un apagón general en toda Venezuela, registrado como el más grave de la historia.

La emergencia que alcanzó a Caracas y 22 de los 23 estados de este país con 30 millones de habitantes, comenzó la tarde el jueves y no fue hasta el martes cuando el Ejecutivo afirmó que la luz estaba restablecida en casi todo el territorio.

Las consecuencias

Las secuelas del apagón ha afectado las necesidades básicas para vivir, como son el agua, los alimentos, las medicinas, el transporte, el combustible, el dinero, además de la imposibilidad de trabajar, de ir al banco y de tener que cerrar locales, comercios, restaurantes, escuelas, por verse imposibilitado a operar y funcionar de manera regular.

Nicolás Maduro atribuye la situación a una guerra eléctrica, insistiendo en sus acusaciones que el culpable es Estados Unidos por intentar un “ataques cibernéticos” y “electromagnéticos” contra la hidroeléctrica el Guri (en el estado seguro de Bolívar), que abastece al 80% de la población en el país.

La oposición por su parte, encabezada  por  Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado de Venezuela, afirma que el colapso es el resultado de la “negligencia” y una “corrupción” que alcanzó 1.500 millones de dólares hasta 2016.

En un país a media marcha, donde el sistema de salud vive una situación dramática y en el que se han registrado luego del apagón más de 20 fallecidos, el gobierno sigue negando  que haya víctimas y trata de tapar la inevitable realidad, que sigue generando cuantiosos  pérdidas al comercio, las industrias y a las miles de familias que han visto perder todo sus alimentos por la falta de refrigeración.

Acciones futuras

Por su parte, Maduro pidió apoyo a la ONU y a Rusia, China, Irán y Cuba para investigar el “ciberataque”, mientras que Guaidó decretó el estado de “alarma nacional” por 30 días, para pedir ayuda internacional en la superación de la crisis, entre ellos Europa y España que pueden colaborar a recuperar el deteriorado sistema eléctrico nacional.

El Gobierno venezolano anunció la creación de una comisión para buscar a los responsables y dijo tener “pruebas de que el sabotaje fue ordenado por el Pentágono y el Comando Sur, y está dirigido desde Houston y Chicago”.

Ante la probabilidad de nuevos incidentes, Maduro anunció la venta, a precios subsidiados, de los 50.000 tanques de almacenamiento de agua, y llamó a la población a tener equipos de emergencia con velas, radios y linternas.