Luego de paralización, Venezuela reanuda actividades

CARACAS – El gobierno venezolano ordenó reanudar las actividades laborales a partir de este jueves, las cuales quedaron totalmente suspendidas el pasado 7 de marzo, luego del peor apagón que ocurrido en la historia de Venezuela, informó el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez.

No obstante, las actividades escolares se mantienen suspendidas todavía por 24 horas.

El ministro afirmó que la electricidad se ha restablecido prácticamente en todo el país, aunque se mantienen fallas en zonas donde hubo incidentes posteriores al corte eléctrico, mientras que el servicio de agua, se ha restablecido entre 70% y 80%.

Dijo que los ejercicios militares que se venían realizando desde hace varias semanas también fueron reactivados, pero enfocados en la vigilancia de la infraestructura eléctrica e hídrica y notificó que habrá un despliegue de las Fuerzas Armadas en las 114 estaciones de prestación de energía.

Arrancó el metro

En cuanto al metro de Caracas, Los Teques y el ferrocarril del Tuy, desde este  jueves se activó en su horario habitual el servicio comercial así como el cable tren, metrocable de San Agustín y metrocable Mariche.

Sin embargo, la Línea 1 del Metro de Caracas está operando hasta la estación de Chacaíto y habilitó unidades de Metrobús (autobuses) entre las estaciones que no funcionan, mientras que desde Los Dos Caminos se presta servicio subterráneo hasta Palo Verde.

César Vega,  presidente del Metro, informó que los trabajos para el restablecimiento del servicio se realizaron en conjunto con Corpoelec) y se evaluaron las condiciones en las vías férreas, pruebas en la iluminación de túneles y escaleras mecánicas, así como patrullajes en distintas áreas que están al descubierto, para proteger equipos y cableados del sistema.

Sin efectivo

Por otra parte, las filas frente a los bancos se repiten en todo el país, pues la falta de efectivo y líneas caídas, no permiten satisfacer la demanda de retiro de efectivo.

A pesar de la orden de volver la normalidad laboral, muchos negocios aún permanecen cerrados, pues la venta es floja, después de la crisis de la magnitud vivida por los venezolanos, quienes más que ir de compras, están detrás del agua y la comida, bienes necesarios para sobrevivir.

A los ciudadanos les ha sido duro poderse movilizar, pues conseguir transporte y efectivo en estas condiciones es aún más complicado, en especial cuando en circunstancias normales, desde hace casi un año, es una odisea lograrlo por la falta de transporte público y dinero, al menos en la capital y principales ciudades del territorio.