Complejo Refinador de Paraguaná produce el 17% de su capacidad total

CARACAS – Petróleos de Venezuela (PDVSA) está produciendo por día cerca de 165.000 barriles de petróleo crudo en su Centro de Refinación Paraguaná (CRP), que se encuentra actualmente limitado por la disponibilidad del crudo y altos inventarios de fuel oil residual que posee altos contenidos de azufre.

El CRP está integrado por la refinerías de Amuay y Cardón, ubicadas en el estado Falcón, y también por la Refinería Bajo Grande, del estado Zulia. Este gran complejo, es el segundo más grande del mundo, porque tiene una capacidad total de 956 miles de barriles diarios (mbd).

El plan que tiene establecido PDVSA para el mes de mayo, es procesar 200.000 barriles diario de petróleo,  lo que se traduce a trabajar el 21% de su capacidad total. Sin embargo, los problemas que atraviesa la refinería han atrasado las corridas.

No obstante, a pesar de este inconveniente, la producción de fuel oil residual HSFO aumentó un 40%, de aproximadamente el 10%, ya que los coquizadores, con capacidad de 140.000 barriles diarios (bd),  están fuera de servicio desde 2017, según informó Energy News Today.

La estatal venezolano presenta dificultades para comercializar 100.000 bd de fuel oil residual, debido a las sanciones que ha emitido el gobierno de Estados Unidos, que ha producido que la cantidad de los posibles clientes y el tamaño de la carga se reduzcan, produciendo así que los costos de acceso a los mercados no estadounidense aumenten.

Después del cierre del terminal BOPEC en Bonaire en el 2019, las exportaciones de fuel oil residual se restringen a HSFO con un 3% de azufre y alto contenido de metales en buques de 600.000 barriles de carga, lo que restringe el acceso a Asia, el principal mercado de Pdvsa.

Ocasionalmente, buques del tipo VLCC (Very Large Crude Carrier) con capacidades de transportar 2 millones de barriles, se cargaron en operaciones de barco a barco para acceder a Asia desde Amuay. La empresa china, CNPC de China y Rosneft de Rusia, son los principales clientes de fuel oil residual, utilizado como reembolso de préstamos. BOPEC era un centro de mezcla y exportación de fuel oil residual para los mercados asiáticos a través de buques VLCC. Tradicionalmente recibía 250.000 b/d de HSFO de las refinerías de PDVSA en Venezuela y la planta de Isla en Curazao, luego lo combinaba para entregar 300.000 b/d de fuel oil intermedio (Intermediate Fuel Oil IFO en inglés) en contratos a plazo.

Fallas limitan producción

Asimismo, en la actualidad la refinería de Cardón procesa 50.000 b/d en una de las cuatro unidades de destilación de crudo sin unidades de conversión profunda. El pasado 24 de abril, esta refinería cerró debido a que presentaba una falla en el agua de refrigeración y fue la primera semana de mayo que renaudó sus operaciones.

La refinería de Amuay está procesando aproximadamente 115.000 b/d con dos de sus cinco unidades de destilación de crudo y la la unidad de Craqueo Catalítico Fluidizado (Fluid Catalytic Cracker FCC en inglés) de 108.000 b/d de capacidad funcionando a una carga mínima de 65%. Una unidad de destilación de crudo de 180,000 b/d permanece fuera de línea en medio del suministro limitado de vapor que cerró la refinería dos veces en abril.

El consumo doméstico de gasolina en Venezuela en 2019 se estima en 170.000 b/d y el de diesel en 75.000 b/d, pero las refinerías solo producen alrededor de la mitad. Las importaciones no llegan a equilibrar la demanda, lo que ha obligado a un racionamiento severo del combustible en todo el país durante los últimos años.