Capozzolo: “Cierre de comercios deja ciudades fantasmas”

El presidente de Consecomercio, Felipe Capozzolo.
El presidente de Consecomercio, Felipe Capozzolo.

CARACAS – La crisis que sufre el país, caracterizada por la hiperinflación, las fallas de servicios públicos y la pérdida de poder adquisitivo, ha llevado al cierre de miles de negocios lo que, sumado al éxodo de millones de venezolanos, está vaciando a las ciudades del país y dejándolas “sin locales, sin consumidores, con barrios donde no hay gente, edificios donde no hay gente”.

Así lo aprecia el presidente de Consecomercio, Felipe Capozzolo, quien destaca que “el comercio es vida para las ciudades”. “Una ciudad que no tiene comercio, no tiene vida”, advierte y precisa que esta actividad cayó 40% solo este año en Venezuela.

El dirigente gremial explica que en la actualidad, la vida de las personas y la actividad comercial se reduce a lo básico, principalmente a la alimentación: “La composición económica y del comercio aquí en Venezuela, de todos  los sectores está achatándose hacia abajo, que es la subsistencia buscando comida, es decir todo estamos buscando comida o tratando de vender comida. O de obtener comida, digámoslo de esta manera”.

Criollito con dos patrias

De padre de la provincia de Salerno y madre venezolana, originaria de Palermo, Capezzolo nació en Los Teques, donde se crió y estudió, hasta graduarse de ingeniero mecánico en la Universidad Simón Bolívar.

Como muchos inmigrantes, Capozzolo ha mantenido relaciones personales y profesionales con su gente en Italia y siente la pertenencia a dos patrias: “Criollo soy porque nací aquí, pero…….. Italia siempre está presente, de alguna manera hay una impronta cultural muy importante y por supuesto que a pesar de estar bien claro de cuál es el sentimiento de que nacistes aquí en Venezuela y todo lo que tú te sientes, la venezolanidad y todo eso, pero también hay un fuerte acento italiano, una fuerte marca italiana a nivel cultural y sentimental también. Entonces también creo que es como una patria para uno. A  pesar de que no nací en Italia, tus padres te enseñan a amarla y amar a tus padres es de alguna manera amar al país y amar al país es de algún a manera amar a tus padres y lo que tú eres, tus raíces”.

El joven ingeniero se mantuvo en el negocio familiar relacionado con equipamiento y prestación de servicios para maquinarias para el ramo de hoteleria, lavanderías, del que tomó las riendas para expandir la actividad hacia el tema de la gastronomía.

Su profesión le ayudó a actualizarse en materia de tecnología y traer innovaciones en ese campo al país, donde la empresa “tenía un buen posicionamiento en el mercado, con líneas duras que estaban prestando servicio”, hasta que llegó la debacle que vive el país.

De capa caída

“Ahora- relata-  estamos envueltos  en la misma situación que está todo el país, tenemos  en últimos 4 años una caída de 75%  del PIB ( Producto Interno Bruto) y eso directamente implica que todo lo que tenga que ver con bienes de capital, equipamiento, maquinarias prácticamente está de capa caída. Inclusive  los servicios es una actividad muy difícil, porque al no haber equipos funcionando, tampoco hay equipos a los cuales se les pueda hacer servicio”.

Capozzolo cita datos oficiales para señalar que la recesión económica contrajo en los últimos cuatro años el aporte del comercio a la actividad económica del 75%, mientras la construcción cayó 95% y la industria 65%.

“El comercio está registrando ya como cifra total de este año una caída del 40% , y  es lógico porque vivimos país que mes pasado tuvo más de 60% de inflación, el acumulado va en 2.600% ,el proyectado a fin de año va a ser más de 5000%  y el interanual está en 135.000%”, razona.

El empresario explica que “cuando tienes una caída de 40 puntos en el sector te habla de que 40 de 100 comercios tuvieron que cerrar o cambiar de ramo o migrar o tuvieron que reinventarse, o dejaron de vender zapatos para vender tortas,  comidas o se informalizaron, al final estamos hablando de la muerte, aunque cambies de ramos, de un comercio formal”.

Muere el espacio público

“Por eso –continúa- estás empezando a ver tantas santamarías cerradas en las ciudades, en la provincia sobretodo, estás empezando a ver fenómeno de la ciudad fantama, locales cerrados, sin servicios públicos, luz, agua, gasolina, sumas estas dos cosas, le pones como ingrediente la diáspora, tanta gente que se ha ido, la masa laboral que se ha ido, por lo menos 4 millones de personas  que se fueron y de las personas económicamente activas a la mitad le gustaría irse y a la mitad de esta, hacerlo este mismo año”.

“Por supuesto la gente se encierra en su casa, no hace uso de espacios públicos, por tanto el espacio público está muriendo primero porque no tiene gente, no tiene luz, no puede ofrecer seguridad, y  a nivel de pirámide económica y social todos los sectores está achatándose hacia la subsistencia”.

De las certeza a la probabilidad

– Cuáles son los principales problemas que afectan al comercio?

-El problema más demoledor es de servicios públicos, la electricidad va punteando  allí, agua y gasolina, ¿porqué? porque en el momento en que se va la luz y es un fenómeno que estamos estudiando muy detenidamente, el consumidor el venezolano en general abandona el campo de la certeza de lo que puede ser su vida e ingresa inmediatamente al campo de las probabilidades: o sea tu solo te preocupas por tener bienes no perecederos,  abastecerte de víveres no refrigerados y encerrarte en tu casa porque ni siquiera en la nevera de tu casa puedes confiar”.

 

“Si tenías previstos comprarte un pantalón, una camisa, un par de zapatos, irte de vacaciones, ir a la playa, salir a pasear al centro comercial, ir a la plaza a comerte un helado, todo eso desaparece, va al campo de las probabilidades, es decir si algún día lo puedo hacer lo haré, si hay la posibilidad, lo haremos, pero ya no es  mi prioridad en este momento”, acota.

Gastando divisas y ahorros

Al hacer un análisis del mercado, Capozzolo indica que solamente algunos nichos, como la comida, sobreviven en el comercio: “Todos los comercios que eran muchísimos, muy atomizado y varipopinto  que estaban más allá de satisfacer lo que es la comida, todos han perdido sus mercados. Al perder mercado no hay necesidad de tener local, ni de emplear a nadie”.

Precisa que ciertamente existen migraciones en la actividad comercial hacia los segmentos  electrónicos, redes sociales, a plataformas,  pero “ninguno de eso paliativos ha logrado detener la caída ” que acusa el sector.

También mencionó que  la dolarización, como medio de pago, es decir el pago en dólares que abarca más del 30% en la economía, ciertamente ha permitido a algunos sectores detener o paliar su caída. “Y es verdad, gracias a la dolarización, de alguna manera ese 30% no va a padecer de la inflación regular, pero aun así, a pesar  de que hay segmentos que no caigan tan drásticamente, el resultado total es que el comercio está cayendo por esta cifra”, acota.

Para el dirigente comercial, la llamada dolarización “al final es una herramienta que viene a satisfacer una necesidad puntual de que no hay medio de pago, no hay bolívares en efectivo, los bolívares electrónicos no rinden y no hay tarjeta de crédito, no hay crédito”

– ¿No hay entrada de dinero adicional al país?

– Se habla de entrada de divisas vía remesas y de gente que está sencillamente gastando sus ahorros, que son las dos fuentes importantes de donde se obtienen las divisas actualmente. Esa es una realidad que está ocurriendo, se está hablando de un mercado de lo que gasta los que reciben divisas de 2.500 millones de dólares por año, lo cual es una cifra para un país como Venezuela bastante pequeña.

Altos costos se llevan al dólar por delante

El empresario manifestó que la actividad  de comercio al detal se está haciendo “muy difícil, incluso elitesca” porque para abrir un negocio “lo primero ya no es pensar en local y mercancía, sino en pozo de agua y planta eléctrica”, debido al caos de los servicios.

“Si a tu actividad además de los costos normales asociados para vender un par de zapatos, por ejemplo, tienes que poner el costo de depreciación de una planta eléctrica, el costo de gasoil semanal, inclusive el transporte de tus empleados que también está pasando, ya no vas a poder vender ese par de zapatos a lo que en cualquier parte del mundo puede venderse. Vas a tener que cargar un margen mucho mayor para poder vender ese par de zapatos”, alega.

Este fenómeno, amplía, que muchos llaman “inflación en dólares no es otra cosa que un dólar o euro en Venezuela no compra lo mismo que afuera porque aquí hay un nivel y una matriz de costo mucho más abultada de lo que puede tener una actividad similar en cualquier de esos países de Europa o Estados Unidos”.

“Este proceso hiperinflacionario y de reacomodo de costos y de inclusión de costos nuevos que no tenían porque estar allí se ha llevado por delante no solo al bolívar sino al dólar y euro”, subraya.

Precios suben pero no bajan

-¿Porqué algunos comerciantes, por ejemplo un cauchero, que venden en dólares aumentan el precio en dólares, si esa moneda no tiene inflación?

-Porque los 50 dólares en Estados Unidos, aquí no compran la  misma mercancía. El cauchero en EEUU no paga vacuna, no tiene que comprar planta eléctrica, no tiene que comprar gasoil pirateado. Todos los costos aumentan semanalmente en Venezuela. Producir carne en Venezuela es mucha más costoso producirla porque debes lidiar con la (guerrilla de las) Farc, Eln, los narcotraficantes, las vacunas.

-Y porqué no bajan los precios cuando baja el dólar?

– Esto es muy fácil. Tenemos dos fenómenos allí. Primero una cadena de distribución, donde hay un importador, el mayorista y un detallista. Llega la mercancía y está tasada para entregarla  a la cadena de distribución a un precio, si después el dólar baja, ¿Quién asume la diferencia de precios cuando ese producto está en circulación en la cadena? ¿Vas a llamar a la fábrica y le vas a decir aquí el dólar bajó, devuélveme? no. Vas a llamar importador, al mayorista, vas a quitársela al detallista?. Los precios son sensibles al alza.

– ¿Y cuando vuelve a comprar con dólar bajo?

– Cuando vuelves a comprar, si el dólar está bajo vuelves a marcar así, pero los ciclos no son de una semana a la otra. La subida funciona distinto, un producto llega al importador, pasa a distribuidor y luego al detallista, en manos de quien esté cuando suba la mercancía él sí tiene potestad de subir porque está protegiendo su inventario, eso hay que explicárselo a la gente. Porque los precios si suben, los precios no bajan, a menos que vengan en la cadena. Punto uno

– Punto dos: Si tu tienes un minimarket, importastes tu producto y tu mismo fijas los precios en dólares todos los días, el que compra paga a la tasa del día más o menos y se beneficia o se perjudica del cambio, pero el que está vendiendo lo está vendiendo siempre a un precio.

– ¿No sería más lógico que se colocaran los dos precios en dólares y al cambio que corresponda cada día en bolívares ?

-La referencia funciona al momento que pagas, si pagastes el producto y solamente vas a consumirlo, no lo vas a revender. En cambio si te llevas un  producto para revender no lo vas a revender a menos porque bajó el dólar. Tu trabajo como consumidor es consumirlo, como comerciante es revenderlo. Y si bajó no lo vas a revender en menos sobretodo si es en bolívares.

Si no es negocio, no existe

Para Capezzollo, “lo que está afectando en este momento, cada vez es más difícil llegar al producto y los consumidores están entendiendo que si no es negocio para alguien que un producto esté exhibido en un anaquel o vitrina, sencillamente no va a estar el producto y tampoco el consumidor va a poder llegar a él. Eso tiene que ser negocio para alguien”

Agresividad fiscal

Según apuntó el entrevistado, además del tema de los servicios públicos, el sector se está viendo afectado puntualmente por una “agresividad fiscal” que ha elevado la carga impositiva a los comercios, llegando en algunos casos a incrementos de 2.500%.

“Ha habido un alza indiscriminada de impuestos a nivel municipal y nacional Nosotros tenemos que adelantar semanalmente el Impuesto sobre la Renta semanalmente al fisco, y eso merma nuestro flujo de caja y nos hace vulnerable al mismo proceso inflacionario que viene generado a raíz de la política monetaria del gobierno. Entonces nos castigan doblemente allí, creemos que ese anticipo del Islr debe ser eliminado”, menciona.

Añade que “la subida de impuestos debe ser más suavizada, entendemos que los gobiernos municipales tienen que sostenerse pero tiene que haber un punto de entendimiento mediante el cual también sobrevivan los comercios porque prácticamente los gobiernos municipales son socios del comercio formal porque las alícuotas las toman de los ingresos de los comercios. Y no es una relación de sociedad sana donde el socio te está desangrando, eso no puede ser”.

Además, Consecomercio aboga por aligerar el encaje legal de los bancos a fin de que estos “puedan dar un poquito más de crédito a comercios, industria y productores para dinamizar la economía”.

-Creemos que tiene que haber una combinación de controlar la economía pero también en algunos momentos tiene que aflojar un poco, digamos tener una política más expansiva para darle un respiro a la gente y al comercio, redondea.

Paren la inflación

El presidente de Consecomercio destaca que los comerciantes “también somos pueblo. Todos vamos al supermercado y padecemos los mismos problemas que los demás consumidores… y pagamos el café un euro en Venezuela y nos preguntamos porque subió el zapato o el caucho”

“Todos estamos involucrados en la misma sociedad. Y lamentablemente lo que determina de manera negativa este tipo de fenómenos es la política económica, es jugar con la moneda, emitir dinero inorgánico, es la política monetaria irresponsable, porque un país europeo donde no hay inflación nadie está discutiendo estos temas”, enfatiza.

Para Capezzolo, en el país se requiere tomar  medidas económicas “coherentes y  profesionales” y “que sean concertadas” para combatir la inflación y estimular la producción,  pero “nadie quiere tomar la responsabilidad”.

“Es mucho más fácil imprimir dinero y echarle la culpa a los comerciantes, es demasiado fácil, de librito, de manual, nadie te ve cuando imprimes billetes pero si cuando das una rueda de prensa y acusas a comerciantes de la especulación, que es una consecuencia y no una causa”, apunta.

-Qué pasará si continúan las mismas políticas?

– Si no se toman correctivos en ese sentido, la tendencia negativa va a continuar y va a ser muy difícil para muchos comercios seguir subsistiendo, esencialmente estos números negativos de la actividad seguirán engrosándose.

Sin plan B

Aunque alguna vez en el pasado estuvo planteado que la familia de Capozzolo se fuera a establecer en Italia “eso no se concretó, siempre Venezuela fue una mejor opción de trabajo”.  Y ahora la situación no ha cambiado para el dirigente gremial que no tiene plan B.

“Es indudable que la situación aquí en Venezuela está bien complicada, pero nosotros  creo que tenemos un compromiso histórico de resolver la situación  aquí  y de tratar de entregar a nuestros hijos el testigo en un país que esté en condiciones un poco mejor que estamos encontrando actualmente. Italia siempre estará allí presente para visitarla, recorrerla, saborearla, disfrutarla, es un país que más que todo se presta para eso.

Roberto Romanelli