Colores, luz y esperanzas entre jóvenes de zonas populares

CARACAS – San Blas y Brisas de Propatria, zonas populares de la gran Caracas ahora tienen luz, historias de compromiso, colores brillantes y contrastes plasmados en cortometrajes y grandes murales con pinceladas que fueron dadas con conciencia por parte de jóvenes venezolanos pertenecientes a estas comunidades.

Estos personajes que son el futuro de Venezuela, decidieron formar parte del primer proyecto piloto titulado “Creaciones Ciudadanas” que desarrolló la ONG, Compromiso Compartido, junto con la Embajada de Francia en Venezuela en el segundo semestre de  2019.

El director ejecutivo de esta institución de Derechos Humanos, Óscar Patiño, concedió a La Voce D’ Italia una entrevista en la cual explicó los retos, las oportunidades y los resultados de esta primera iniciativa de la organización.

En su apogeo, Compromiso Compartido tenía claro desarrollar proyectos que abordaran de distintas formas el tema de la justicia transicional. Bajo el marco de este aprendizaje, la Embajada de Francia en Venezuela hizo contacto con la organización para apoyarlos y formular un proyecto conjunto.

“No le tenía tanta esperanza (a esta oportunidad) porque estábamos enfocados en otros temas como era la formulación de proyectos de la justicia transicional. También porque no era un área 100% enfocada por la Embajada francesa”, expresó Patiño.

Añadió que cuando se reunieron con la Embajada le aclararon que se destinaba a los DDHH y apostaban por la reconciliación nacional a través de un activismo cuyas bases residen en  el desarrollo de manifestaciones cívicas y pacificas.

Se logró este hito “por casualidad” que “terminó siendo un proyecto que se pretende continuar por los próximos años”, y que arrancó en junio de 2019 y culminó en diciembre de ese mismo año.

Específicamente este plan se constituyó en junio de 2019 y finalizó en diciembre de ese mismo año “en confianza”.

Arte: cine y murales

Cuando se fundó Creaciones Ciudadanas se tenía claro que el medio era lo artístico a través de la realización de talleres de cine y de murales. Los talleres de cine finalizaron con la producción en cada comunidad de un cortometraje que serán expuestos próximamente en una feria de Derechos Humanos en Francia.

Patiño, quien también es fundador de la ONG resaltó que las piezas en ese espacio internacional darán prestigio al esfuerzo  realizado con las comunidades y  artistas venezolanos y  franceses que colaboraron con la producción de los documentales.

Asimismo, los murales se produjeron para generar una ruta artística. Se materializaron 11 obras en San Blas y otras 11 en Brisas de Propatria. Cada pieza  expresa un derecho humano que las comunidades buscan proteger.

“La idea es que esta ruta artística poco a poco le vaya dando la cara a lo que son los sectores populares y entender que obviamente, barrio es ciudad. El fin era estudiar y entender cómo la regeneración de tejido social y las personas se unen, tienen puntos de encuentro y obviamente, cómo los venezolanos se pueden entender. A partir de allí empezamos a desarrollar unas teorías bajo el marco de la reunificación”, explicó Patiño.

Las rutas culturales se encuentran en una fase inicial. El objetivo principal es generar una operadora turística en las zonas que pueda servir como proyecto de sostenibilidad de la ONG. La gente pueda pagar para vivir una gran experiencia artística y cultural, indicó.

De igual forma, se encuentra en el proceso de seguir fortaleciendo las rutas, organizando a los vecinos e incluso a los comercios. Desean convertirse en un grupo organizado  como la “comuna 13” que es un  gran movimiento cultural que se desarrolló en Medellín, Colombia.

La elección de San Blas y Brisas

Comentó que la elección de estas dos comunidades se debió a las diferencias que tienen cada una y los liderazgos previamente identificados que tenían en esas zonas. San Blas, sector I “es un lugar interesante que desde hace muchos años varias organizaciones han convivido en este espacio en el que le han agregado valor y herramientas, trabajado de la mano de la comunidad. Brisas fue seleccionado debido a sus experiencias previas con instituciones del Estado venezolano.

Receptividad y resultados

Explicó que las comunidades tuvieron gran receptividad debido al proceso de selección y alta participación de jóvenes, lo que implicó la duplicación de la capacidad para los talleres.

Este primer proyecto de “Creaciones Ciudadanas” generó cambios en 120 participantes que culminaron su preparación para dar un paso más a su formación.

Para 2020 el proyecto busca incrementar  y fortalecer el impacto de Creaciones Ciudadanas con tres componentes: una plataforma social; un comité central para la reconciliación y el tanque de pensamiento de reconciliación.

También, se espera expandir el proyecto por las zonas de Antímano y La Vega para generar cambios entre los ciudadanos, las calles y las expectativas de los caraqueños.

Vanessa Padilla