La deuda pública cierra 2020 con una deuda récord de €1,35 billones

MADRID – El Banco de España confirmó este miércoles que la deuda pública cerró 2020 en un máximo histórico de 1,35 billones de euros, equivalentes al 120% del PIB, tras un ejercicio bajo la situación de la pandemia que ha elevado los gastos.

La deuda de las administraciones públicas se situaba al cierre de diciembre de 2020 en 1.345.570 millones de euros, lo que presume una revisión al alza del dato avanzado por el Banco de España en febrero (1.311.298 millones), tras incorporar unos 35.000 millones de deuda de la Sareb por un cambio contable de Eurostat.

Según estos datos, la deuda pública española superó la previsión inicial del Gobierno para 2020, que era del 118,8% del PIB. A lo largo de 2020, la deuda pública se elevó en 156.750 millones de euros, un 13,2 %, mientras que la ratio de deuda sobre el PIB totalizó 24,5 puntos extras.

A esto se adiciona el efecto de la incorporación de la Sareb en el perímetro del sector público, que ha supuesto añadir 34.182 millones de deuda adicionales que hasta ahora no contabilizaban, lo que equivale a tres puntos del PIB.

Gran parte de la deuda se concentra en la administración central, con un récord de 1.206.541 millones (107,6 % del PIB), tras incrementar su deuda en 145.541 millones (un 13,7 %), de los que más de 34.000 correspondieron a la consolidación de la Sareb.

La deuda de la Seguridad Social creció un 55,1 %, hasta los 85.355 millones (el 7,6 % del PIB), y la de las comunidades autónomas, un 2,9 %, hasta los 303.622 millones (el 27,1 % del PIB), mientras que las corporaciones locales redujeron un 5,5 % su endeudamiento, hasta los 21.945 millones (2 % del PIB).

La sumatoria de la deuda de cada administración supera el total porque la mayor parte de la deuda autonómica está contabilizada también por el Estado.

A cierre de año, la mayor parte de la deuda se concentraba en valores representativos de deuda (1.167.206 millones), tanto a largo plazo (1.076.201 millones) como a corto (91.005 millones), mientras que el resto se repartía en préstamos (173.405 millones) y efectivo y depósitos (4.959 millones).

Redacción Madrid