OVF: “La inflación baja como evento coyuntural”

CARACAS – La inflación correspondiente al mes de marzo fue de 9,1%, según el marcador del Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), y de acuerdo con el parlamentario Alfonso Marquina, es el indicador inflacionario mensual más bajo desde que la Asamblea Nacional  2015 comenzó a registrar las variaciones de precios en la economía venezolana.

Igualmente, el organismo registró una variación acumulada del Índice Nacional de Precios al Consumidor de 155,3% en el primer trimestre del año y un incremento anualizado de 3.867%.

En líneas generales, las variaciones registradas por rubros son bajas; no obstante, el sector salud impulsó el índice inflacionario en marzo con un aumento de 36%, relacionado con la presión de demanda de insumos y medicinas para prevenir y tratar el coronavirus, ya que se ha acelerado el incremento de los contagios de la enfermedad.

La variación en Alimentos y Bebidas estuvo entre las más bajas, con solo 4,7%, pero Servicios de Comunicación (0%) y Servicios (0,6%) destacaron por registrar sorprendentes incrementos de precios inferiores a una media de 1%.

El diputado explicó este extraño fenómeno de la baja en la inflación como un evento coyuntural que debido a una menor tasa de crecimiento de la liquidez monetaria, que escaló un reservado 18% y una moderada depreciación del bolívar, que llegó a 6%, debida a una mayor demanda de moneda nacional para cumplir los pagos de Impuesto sobre la Renta.

“Esto ratifica que el principal componente de la hiperinflación que hoy sufren los venezolanos es la irresponsabilidad del régimen y la utilización del Banco Central de Venezuela como un mecanismo para financiar el déficit fiscal”, destacó.

Este factor estacional es recurrente en la moderación del comportamiento de la inflación, pero tiene factores coyunturales que determinaron el fenómeno; sin embargo, a su juicio, dijo el parlamentario, que la inflación retomará su tendencia al alza más aguda en abril, con una variación superior a 50%, y este año cerrará con hiperinflación en el país.

Marquina considera que la contención de la liquidez monetaria no es sostenible, porque es el mecanismo básico para gestionar un déficit fiscal de 12 puntos del Producto Interno Bruto que mantiene el gobierno de Nicolás Maduro, según la estimación del OVF.

Por otro lado el diputado indicó que la canasta alimentaria familiar, a pesar de la contención del INPC, llegó a un valor promedio nacional de US$289,92, lo que apunta una cifra histórica en este indicador.

En comparación con febrero, se incrementó 2,58% y en términos anualizados el alza es de 23,09%. “Una familia venezolana de cinco miembros necesita 289,9 dólares para cubrir sus necesidades alimentarias. Al tipo de cambio actual, este costo equivale a unos 560 millones de bolívares, una cifra que contrasta de manera dramática con lo que es el salario mínimo de los venezolanos, que no alcanza a la cifra de 2 millones de bolívares”, explicó.

Un punto notable es que el costo, medido en divisas estadounidenses, de la canasta alimentaria básica ha aumentado 39% desde noviembre de 2020.

Redacción Caracas