El realismo mágico de Wladimiro Politano se exhibe en la GAN

CARACAS –En los espacios de la Galería de Arte Nacional (GAN) de Caracas, se inauguró la exposición del artista italiano Wladimiro Politano, quien exhibe en una breve antología, parte de su larga trayectoria profesional, en la que muestra un trabajo marcado por la abstracción figurativa y el “realismo mágico” que según la crítica, lo caracteriza.

Politano, nacido en Calabria, Italia, llegó a Venezuela en 1966, y aunque ha vivido también en Estados Unidos, se siente muy venezolano, pues es la nación que lo recibió, conoció a su esposa, tuvo su hijo, formó una familia, tiene su casa y amigos  y ha desarrollado una vida personal y profesional.

Con formación en la Accademia di Belle Arti di Roma y residenciado en Caracas  y Nueva York, el destacado artista ha participado en diferentes exposiciones públicas y privadas en Estados Unidos, Austria, Japón, Venezuela, Estocolmo e Italia y además su trabajo ha sido reconocido a nivel internacional, e incluso recibió el “Premio Italia en el Mundo” del presidente de Italia.

En Venezuela, su labor se ha centrado en proyectos públicos y privados, ha participado en diferentes bienales y simposios y una de sus obras  “Puntas de Plata”,  se encuentra en exhibición permanente en el Metro de Caracas, en la estación El Silencio.

Su propia miel

El maestro, en entrevista para la Voce d´Italia, indicó que su presencia en la GAN con esta nueva muestra, obedece a una invitación que le hiciera el presidente de la Fundación Museos Nacional, Clemente Martínez, quien al ver su trabajo en una visita a su estudio, le hizo una propuesta para exponer una antología de su obra.

Comentó que en poco tiempo, el equipo de la GAN, bajo la curaduría de Félix Hernández, preparó el montaje de lo que hoy se presenta en el importante museo capitalino, donde comparte espacios con los grandes maestros de la pintura venezolana como Arturo Michelena, Tito Salas, Cristóbal Rojas, Armando Reverón, por solo mención algunos, y donde se albergan las obras de arte más valiosas del país.

Politano explicó que la muestra exhibida es un compendio de una trayectoria de más de 50 años de trabajo y hay también algunas piezas más recientes.

   

En relación al significado de sus obras, comentó el maestro que prefiere dar libertad para que sea el espectador que hagan sus propias interpretaciones, porque son piezas realizadas en diferente períodos “que hablan por sí misma y ellas le contestas”.

Politano manifestó  que lo importantes es no caer en copias, sino “sacar su propia miel” y tener un lenguaje propio, pero sin duda todo los artistas, y unos más que otros, son importantes  e influyentes.

Dijo que el calificativo de realismo mágico es difícil expresarlo, pero “es un realismo que me sale y es algo mental que me surge del inconsciente que no puedo controlar, porque mi obra es mental y viene desde adentro”.

En cuanto al uso de materiales, esta italiano apegado a estas tierras desde hace más de 50 años, indicó que utiliza principalmente óleos y acrílicos para sus cuadros, mientras que sus esculturas son de aluminio, acero y metales, aunque también ha usado bronce en formatos de grandes dimensiones.

Señaló que la obra que tiene en el Metro de Caracas (El Silencio) mide 8 metros y otra en la isla de Margarita alcanza los 6 metros, y ha elaborado muchas otras de grandes dimensiones que hoy en día perteneces a colecciones privadas y a proyectos puntuales.

De Caracas a Pekín

El maestro, hombre sencillo y de pocas palabras, reveló a La Voce con cierta timidez, que si “Dios lo permite”, estará presente el año próximo (posiblemente en marzo) en la Bienal Pekín, representado a Venezuela junto a otro artista, lo que significa para él un gran honor, y aunque no nació en estas tierras se siente muy venezolano, porque este es su país, su casa y donde ha vivido y realizado su trabajo por tantos años.

“Italia es también mi país y la llevo siempre en mi corazón, y agradezco también a Estados Unidos porque estuve más de 10 años en Nueva York, pero Venezuela es espacial para mí. A través de un Embajador en Roma, Francisco Monaca quien me invitó, llegué a Venezuela para visitarla, pero desde ese momento de enamoré y aquí estoy (…) y no tengo intenciones de irme. Estaré aquí hasta que Dios me de vida”.

Los colores que utiliza en sus obras son vibrantes porque reflejan la luz que hay en Venezuela, “es algo mágico –agregó-, por eso me siento bien, y la luz con sus tonos me ratifican que hay muchas cosas que puedo crear, y eso me gusta y hace sentir bien”, advirtió el artista.

Dijo que la muestra que se presenta en la GAN es una antología donde se aprecian períodos de diferentes tonos y colores; al principio eran piezas con matices  más alegres, ahora quizá más oscuras, pues también influye en estado anímico del momento, y la selección contó con el apoyo del curador del montaje.

Referente a los materiales, admitió que es difícil conseguirlos en el país, por ello los adquiere en el exterior y se surte para poder trabajar.

¿Qué ver en sala?

En cuanto a la exhibición, Clemente Martínez expresó que el gran maestros merece estar en los museos nacionales porque tiene una gran trayectoria y recorrido profesional y junto a Félix Hernández, considera que es importante seguir mostrando y apoyando el arte bajo “una nueva realidad” y a través de estas valiosas colecciones, la cual en el caso de Wladimiro Politano, es un representación neofigurativa y de abstracción que mediante pinturas y esculturas, será muy grata para el público visitante.

La exhibición inaugurada este 7 de agosto bajo el título “Abstracción-Figuración” refleja una trayectoria de más de 50 años y es una propuesta plástica-visual en la que Politano hace un recorrido que se expresa desde los procedimientos del dibujo, la pintura y escultura, intercalando el espíritu abstracto junto a una figuración no mimética, que da como resultado una propuesta imaginario sugerente y muy personal.

El conjunto de obras que presenta es una breve antología que va desde principios de la década de los noventa a la actualidad, está conformada por 25 pinturas de gran formato y 9 piezas escultóricas que podrían ser llevadas por el artista a tamaño monumental y colocar en espacios urbanos asociados con la arquitectura, como ha ocurrido con algunas de sus piezas.

Fantasía creadora

“Las obras de Politano se posicionan dentro de lo poético por su significación y metáforas, donde se refleja una visión muy personal del creador”, precisa el catálogo de la muestra y agrega que la luz y colores son una cualidad así como sus formas lineales, que muestran un discurso amplio y complejo.

      

“La propuesta figurativa no busca representar la realidad, sino que sus realizaciones vienen de signos y van a cierto esquema con una tendencia geométrica, que nace de la fantasía del creador y que son abstracciones mentales, con un sentido impersonal de la expresión”.

Llama la atención que el artista juega en su obra con la sensualidad femenina, con maquinarias y objetos para dar como resultados un trabajo con formas arquitectónicas fantásticas y un estilo que podría definirse como “pop art muy particular”, donde se mezcla lo urbano, la gráfica publicitaria, tipografías y lo tecnológico-industrial para crear un lenguaje muy personal y propio del maestro Wladimiro.

“Estamos ante una obra personal poblada de señales, marcas, huellas, símbolos y metáforas visuales, traducidas por el neofigurativismo que limita con la abstracción, mientras que en las esculturas prevalece el espacio abierto que permite que sus piezas sean penetradas por la luz, lo que hace que se integren fácilmente a los espacios exteriores”, expresa el texto de sala.

Letizia Buttarello / Redacción Caracas